martes, 26 de febrero de 2008

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ


Ayer en la madrugada me di cuenta que mi casa es una casa de papel y que si llegara un tornado me olvidaría de ella. Ese ventarrón de anoche estuvo de miedo. Antes de que sucediera ya andaba inquieta ya que entre que no sabes si es un sueño o es tu realidad escuché unos pasitos cortos en la duela de la sala y aunque sabía que era conchita-chopo y su clásico insomnio, me da "cuqui" de como se escucha. A conchita le vale madre despertar gente, si ella no puede dormir, se la pasó dando vueltas muy despacio de un lado a otro con pasos cortos y macabros, luego le agregé a mi inquietud que mi celular empezó a sonar.
Si en un dia normal me estresa, en la noche me da "ñañaras", el ruido era porque se le acabó la pila, y sonaba cada 5 segundos, de aquí que comprendiera donde lo había dejado, y el largo recorrido que tenía que hacer sin ganas desde mi cama hasta mi bolsa que estaba colgada en la puerta de mi cuarto. Me levanté súper modorra mientras conchita seguía sin rumbo fijo. En lo que tomé nuevamente el sueño empiezó a ventilar de lado a lado y a moverse la casa, mi súper héroe Carlos se levantó a cerrar las ventanas pero el chillido del viento sonaba desesperado, ahí me di cuenta que aparte de que hasta el viento tenía miedo, mi casa tiene huecos por todos lados y me dio miedillo. Abracé a mi viejo mientras veía por mi cortina transparente algo volar, pensé que era Lucas que ya andaba por constitución volando y pensé como le haríamos para recuperarlo, y antes de que sintiera que nos quedábamos sin techo, cerré y abrí el ojo y ya pasaban de las 8 de la mañana, me di cuenta que todos sobrevivimos, Carlos seguía dormido, mi perro amaneció esponjado, mi cara super inchada y mi perra super getona.

2 comentarios:

Sweet Carolaina...Arengando a la Gilada...Por un mundo Menos Pedorro... dijo...

HOla Yol, gracias por tu visita nos estamos leyendo, ojo con las casas de papel y los castillos de arena aaj beso carolina

Anónimo dijo...

Aló Yolis!
a mi me pasó igual...pero claro que me desperté con la preocupación de que toooda la ropita que había dejado en el tendedero amaneciera en Vasconcelos colgada de la parada del camión..

claro que mi gordo hermosos se levantó junto conmigo y no dejo que yo le ayudara....dijo que ese era el trabajo del hombre de la casa y que no no preocupara. que lindo!!

que haríamos sin nuestros maridos...?

saluditos.
atte. Lauris :D

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)