jueves, 25 de abril de 2013

martes, 9 de abril de 2013

BUEN FIN CON KIKIS


El viernes pasado estaba en mi trabajo muy ansiosa esperando una llamada de "Kikis". Así le digo a Paty, (mi sister menor) desde aquel día que llegó a la central de autobuses de Monterrey y lo primero que hizo al bajarse del camión fue darse un buen madrazo y aterrizar en suelo regio atacada de la risa (combinandolo con llanto) y caer junto a una maleta que decía "kikis"); total la llamada era para decirme que ya venían por mi y por Domy para irnos a Saltillo a pasar el fin.
Fue un show para coordinar en que llegara Paty con toda mi familia y saliera mientras Carlos de mi casa para traerme a Domy al trabajo y por fin juntarnos todos en la camioneta de Nestor, mi cuñis, que creo que se sigue pareciendo a Cuáuhtemoc Blanco.

Ya estando todos reunidos, (mamá, hermanas, sobrina, hija y cuñado) nos despedimos del Chispagel y ya acomodados en la camioneta nos dirigimos a tierras Coahuilenses, pero el temor se apoderó de todos cuando vimos que sin querer Néstor se desorientó y en vez de agarrar Saltillo cuota le dio para Laredo cuota; todos pusimos cara de trauma en silencio porque la noche no nos dejaba ver algún retorno cercano y ya estábamos casi preparando cuota para Laredo. Ya encarrilados para agarrar el sentido correcto hacia Saltillo, a Miranda le dieron ganas de ir al baño y mi mamá le hizo segunda, entonces en la caseta se tuvo que bajar la mitad de la tribu hacer sus necesidades para poder seguir el viaje tranquilos.
Por fin llegamos a Saltillo y para no sentir a mi gente, nos quedamos Domy y yo a dormir con mi mamá y le dije a "Kikis" que al día siguiente nos quedaríamos con ella.

Ya el sábado Pato me llamó para decirme que Nestor haría una rica carne asada y mejor aún que abría kareoke, (y es que estando la Pato y yo cantando aunque se nos salgan algunos gallitos y muchos chillidos  nos divertimos mucho). El climita estuvo con madre y ver a Domy convivir con sus primitas Miranda y Natalia como si mi Domy fuera también hermana de las dos, me dió mucha alegría. 
Domy, Miranda y Natalia


Ya mas tarde después de la carnita y la cheve, mi mamá y la Güera se tenían que ir para la misa del sábado santo, lo cual me sentí un poco mal por no cumplir con la iglesia y andar en la pachanga, y ya ni supe si el sábado se comía carne o no, pues ya que, ya traía panza llena. Pero eso si, ni Paty ni yo dejamos que mi mamá se fuera sin que antes cantara alguna canción de su época, cuando nos recalcó 20 veces que ella no canta y que no sabe cantar, pero pudo más el necio coro de sus hijas para dejarse convencer y fue todo un agasajo escuchar por primera vez a mi mamá cantar con todo y micrófono en mano la canción de Angélica María: "Edie solo vive para mi".

La tarde se convirtió en noche y Paty y yo degustamos todo un repertorio de canciones y debo confesar que mi hermana es muy entonada y hasta Miranda cantó con su vocecita de 7 años la de "Somybody That I Used To Know" de Gotya y Kimbra con un inglés más perfecto que el de Paty y el mío juntas.

Ya después de que bañamos a las princesas y les diéramos de cenar y cayeran de sueño, "Kikis" y yo nos pusimos serias porque yo quedé en enseñarle photoshop en algún momento del día y el del día ya no quedaba nada, así que  prendimos la compu y le empeze a explicar a la 1:30 de la mañana. Entre que aquella no me entendía por el cansancio y hacía anotaciones que ni venían al caso, decidimos mejor dejarla pero no sin antes pendejear nuevamente en la compu y nos pusimos hacer caras cuando el reloj marcaba las 2:15 de la mañana.

En fin, definitivamente no tenemos remedio y no cambiamos; siempre fuimos así y ni la edad ni la madurez nos hace que nos comportemos como lo que somos: dos ñoras con muchas responsabilidades que afortunadamente no se quieren poner serias.

Ese fue un buen fin. Gracias "Kikis".

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)