miércoles, 22 de enero de 2014

PARA GABY

Así te visualizo mi Gaby. TQM


martes, 21 de enero de 2014

El hermanito Carlos


Hace como 6 meses mas o menos, Domy empezó a platicarnos que tiene un hermanito bebé que se parece mucho a su papá y que se llama Carlos. La primera vez que lo mencionó nos dio ternura y pensamos que estaría genial que Domy tuviera uno, ya que esta en la edad de jugar, compartir y ve que sus primitas tienen hermanos pues creemos que ella quiere uno; claro, uno propone y Dios dispone y hasta ahorita eso no se ha dado y no se si se dé; pero con más frecuencia lo empezó a mencionar y sobre todo a tomarlo muy en cuenta, tanto que algunas veces que vamos al súper ella toma una sonaja o un juguete de bebé y lo pone en el carrito y dice que es para su "hermanito Carlos"; y cuando le pregunto que donde está siempre me responde que solito en la casa. Una vez se lo comentamos a su maestra y nos dijo que quizá sea un amigo imaginario que ve como hermanito y que para ella es más fácil inventarse uno.


Total, hace poco fuimos Carlos, Domy y yo a la tienda más aburrida del mundo donde sólo venden colchones y nos estaba atendiendo una señora mientras los tres estábamos sentaditos escuchando atentos, cuando de repente de la nada se levantó de su silla Domy y me dijo en voz fuerte: ¡¡¡Mira mami, ahí está mi hermanito!!!, todo esto apuntando con su brazo a la nada y yo súper sacada de onda; lo volvió a mencionar y yo asustada le pregunté que donde estaba y ella seguía insistiendo y señalando que ahí estaba. Para esto mi mente ya tenía muchas preguntas en la cabeza y a la vez pensaba que mi niña tenía un don de ver fantasmas o gente del mas allá o espíritus que no se han ido, o no se qué, que qué se yo y solo pensaba como iba a manejar su "don", o a quién le iba hablar para que me orientara, cuando yo ya toda asombrada le digo a mi Chispagel: ¡Ya escuchaste lo que dijo la niña!, que ahí está su hermanito! (La ñora que nos estaba atendiendo traía cara de que no entendía nada) a lo que Domy con voz como entre burlona y risueña me calla tajantemente y deja caer todo mi intelecto espiritual cuando me dice:¡Nombreeee mamaaá, que ahí hay un animalito, miralo!, apuntando a una insignificante hormiga con más sensatez que yo.

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)