jueves, 3 de noviembre de 2011

ES DIFÍCIL SER BEBÉ



Imagínate estar súper calientito a oscuras y tener el alimento que quieras y que de repente te agarren de los pies y te den una nalgada mientras sientes que te cala los ojos porque vez la luz por primera vez y no sabes que está pasando; imagínate traer un calzonzote de plástico en pleno calor y que no te lo cambies porque estás dormida; imagínate tener ganas de jugo de manzana y que te den leche en polvo; imagínate que quieres que te pasen el celular y te pasan una tapa de un toper, imagínate que quieres caminar y que no puedas por estar en un corral; imagínate que tienes frío y no puedes taparte por si sola; imagínate que lloras porque extrañas a tu mamá y tu mamá te dice que estás chiflada; imagínate después de todo eso seguir sonriendo.

Aunque la mayoría de la gente piense que ser bebé es lo mas fácil porque “solo comen y duermen”, la verdad es que es difícil ser bebé. Yo estoy muy orgullosa de Domy porque a pesar de que ve como su mamá está aprendiendo a ser mamá, ella tiene la paciencia del mundo y todo lo toma siempre con una sonrisa y a veces con una fuerte carcajada.

El otro día le estaba cambiando el pañal toda estresada porque se me estaba haciendo tarde y todavía yo no estaba lista y la Domy menos; ella solo observaba como me hacía bolas y sin querer me pegué en el codo con una esquina. No se que cara abré puesto que Domy literalmente se atacó de la risa; de ahí me agarré para repetir la escena y cada vez se reía mas de algo que para mi no tenía ninguna importancia; luego me agarré la nariz porque me dio comezón y me empezó a imitar mientras seguía riendo a carcajadas. El estres se me pasó y me valió que se me haya hecho tarde y disfruté el momento.

Así son los bebés: expresivos, sinceros, volubles, sorpresivos, detallistas, alegres, agradecidos, cariñosos y muuuuy pacientes. Domy en especial me atrapa con su mirada que siempre fija directo y sin parpadear a mis ojos con la intención de darme un tierno “tope” (y a veces no tan tierno porque si me duele el coscorrón) para luego terminar con un tierno abrazo.

Así que Domy dejame decirte que te admiro muchísimo ya que eres una bebé increíble que me ha enseñado mas de lo que yo te puedo enseñar. Gracias por tu paciencia, por tus enormes sonrisas y sobre todo por escogerme a mi como mamá.

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)