jueves, 27 de noviembre de 2008

CADENA DE SALUDOS Y SONRISAS

Últimamente se escuchan por todos lados, tanto en las noticias, en las platicas y en los alrededores puras malas noticias. Agrégale que las ciudades cada día están mas peligrosas, paranoicas e inseguras, que cada vez se esta volviendo mas común; tanto que ya es de preocuparse, porque a la larga y sin darnos cuenta estaremos perdiendo poco a poco la capacidad de asombro ante sucesos trágicos, y si llegamos a ese punto estaremos perdidos.

Después de esta introducción media reflexiva, me he dado cuenta que todas las malas noticias que escuchamos todos los días y a todas horas, indirectamente nos está afectando nuestra vida cotidiana, porque o andamos de neuras, o muy pesimista, o muy apagados y tristes o todo mundo nos caen mal, o estamos tan metidos en nuestros problemas que no volteamos a ver como esta el de al lado.

Por eso hoy decidí cambiar un poquito y tratar de hacer algo muy sencillo que no va arreglar el mundo, pero a lo mejor a alguien si.

Hoy que anduve en la calle pagando tarjetas me tope con mucha gente desconocida y al que pasaba le dije con una relajada sonrisa ¡buenos días!. Aunque puede ser sencillo no fue tanto, ya que de por si, hay gente que conoces que no te devuelve un saludo, menos un desconocido.

Estas fueron mis conclusiones de 18 personas que se me atravesaron en mi camino:

• 6 de plano no me pelaron
• 3 estaban con la mirada perdida y muy en su mundo, que sí me contestaron igual, pero fue un "buenos días" programado, sin ganas y sin verme. Igual pude haberles dicho "chinga a tu madre" y me hubieran contestado igual de equis. O sea, no asimilaron mi saludo por andar como robot.
• 2 señores de la tercera edad me devolvieron la sonrisa mas gratificante que la mía
• Una me vio con cara de que le caí re gorda, y la entiendo porque en ratos así soy yo.
• Un viejito me saludo y hasta me acomodo mi sueter que por andar en la despiste lo traía arrastrando quien sabe desde donde y me dijo que pasara un buen día y que me cuidara (el regalo fue para mi).
• Un estudiante que me vio con cara de "asalta cunas" como si quisiera con él.
• 4 me devolvieron muy sonrientes el saludo.

No esta nada mal, pero ahora me gustaría que ustedes trataran de hacerlo y que me comentaran como les fue. Creo que esto va hacer un reto mas grande para los que viven en el extranjero, porque la gente es mas seca, pero nos podríamos llevar una sorpresa.

¿Quien se anima?
Voy a dejar este post 3 o 4 días por si no se animan luego luego.

Quizás mañana ande amargada, pero por lo pronto hoy les deseo que tengan muy muy buen día, tarde, noche y fin de semana :)

Al final sacaremos conclusiones...

miércoles, 26 de noviembre de 2008

EL AMIGO SECRETO


Cuando mis perros ladran o mejor dicho, están chingue y chingue y requete-chingue al mismo tiempo, es porque de seguro hay un perro con o sin dueño rondando el parque. La mayoría de las veces no hago caso porque desde el momento que veo uno callejero empieza mi mortificación. Pero a veces no lo puedo evitar.

Cuando veo uno, lo visualizo como scaner, y si lo veo días seguidos, sé que de seguro seguirá rondando unos días mas. Una noche como a las 10, estaba sola en mi casa y decidí salir con conchita-chopo para hacer un curioso rondín por la colonia. Parecía que vigilaba mas que el poli flacucho que de repente a las quinientas veo por ahí, y creo me veía igual de sospechosa que el individuo de uniforme azúl.

Caminando por la cuadra de atrás, encontré al perrito que días antes había escaneado visualmente y le di unas croquetas. Ese era el secreto que compartiría con conchita-chopo. Solo ella y yo sabríamos mis secretas intenciones, ya que mi Chispagel no debería saber porque con aquello de que ya nos pego la crisis, ya lo oía rezongando como ama de casa en quincena: -¿¿Porque ya se acabaron las croquetas??!!!-. La verdad, uno como quiera come con 50 pesos pero la "pinki" bolsa de croquetas si está muy cara, así que decidí guardar el secreto. Malamente mientras Carlos se metía a bañar por las noches, yo me salía hecha madre con las croquetas escondidas que ya tenía preparadas en bolsitas unas horas antes. (si así fuera para cocinar, ya sería una experta chef, -reflexión intermedia: creo que me tengo que aplicar-). Mi complice me traicionó a la primera oportunidad porque no paraba de ladrar cuando me vio salir. (¡ínche-chopo!)

Total, me fui a buscar a mi amigo secreto y lo ví en el mismo rinconcito hecho bolita porque ya esta haciendo frio. Me ladró muy fuerte. Le acerque la bolsa y me fui a paso veloz; el perrillo me siguió y creo le caí bien porque me brincaba y movía la cola. Cuando me regresé con él a su lugar, para asegurarme de que comiera, ví que las croquetas que no probo por estarme agradeciendo habían desaparecido, asi que descubri que había otro perrito por ahi agandallando su comida.

Mi misión se complicaba mas, ahora tenía que darle mas bajón a las croquetas de mis perros. Ya oía decir a Carlos decirme que parezco Angelina Jolie, a parte de lo hermosa y sexy, porque dice que quiero mas a los adoptados que a los míos. Eso no es cierto, lo que pasa es que mis perros estan mas sanos que yo, asi que no me preocupo por ellos.

Nunca le he guardado un secreto a mi amado, asi que el domingo en la noche no me aguanté y solo le dije:- Ahorita vengo, voy a visitar a mi amigo secreto- (esperando que me preguntara quien era) y no me dijo nada. Ya le solte la sopa y me dijo como si nada:- ¡Ah orale, ok, con cuidado!.

La adrenalina pasó y me sentí como cuando ya no era tan emocionante "faxear" con el novio que cuando lo hacías a escondidas o de plano quería emociones fuertes.

Asi que ahora que tengo la bendición de mi chispagel resulta que el perro ya no está!, la ley de Morfi está en mi contra otra vez.

Seguiré informando....

domingo, 23 de noviembre de 2008

CHAPIS, CHAPARRA, PATO, ALMA, KIKIS, PATY...


Mi mamá le dice Chapis, mi papá le decía Chaparra, pero ella no es bajita, así le llamaba cuando solo era una pequeñuela de grandes ojos verdes.

Paty es mi hermana menor, desde chiquita ya tenia su carácter, con tan solo dos años le encantaba estirarme mis trenzas y me hacía llorar. No era una niña inocente que dijera ante los pleitos de mis padres: -¿Mami porque se pelean?-, no, ella decía: -¡Mami, divórciate!-. De chiquita siempre tenía entre sus brazos a un enorme y feo conejo setentero de peluche que nos asustaba a todos, ella hablaba y reía con él y si salíamos de viaje en familia, también ocupaba un lugar en el topaz blanco. Mas tarde lo sustituyó por varios kleenex hechos bola que siempre carga y así pasen los años la veras con unos en su mano.

Ella es auténtica y nunca ha hecho el mas mínimo esfuerzo para agradarle a los demás, su forma de ser la hace por si sola quererla mucho, aunque a ella se le olviden las fechas importantes de sus amigos, pero eso si, de su familia nunca. No tiene pelos en la lengua y siempre dice lo que piensa. A veces piensa mas con la cabeza que con el corazón, y puede ser dura y tajante, pero lo que ella no sabe es que aún así, siempre lleva el corazón en su otra mano.

Es tan despistada que no se sabe su número de celular, y cuando le hablas lo mas seguro es que no te conteste porque estará en algún sueter en la ropa sucia.
Es tan inteligente que siempre saco nueves y dieces; eso si, dos veces al año se daba el lujo de faltar a clases, y si no le daban ganas de ir al colegio no iba. Sus compañeritas ya sabían que si faltaba el primer día de clases no era por enfermedad sino porque para ella era perder el tiempo o simplemente no tenía ganas de ir.

Paty siempre me siguió: si yo dibujaba ella lo hacía, si yo rayaba las paredes con gises ella también rayaba, diseñaba igual que yo y hasta ganaba concursos de dibujo. Si a mi se me antojaba irme al DF impulsivamente un fin de semana, ella se aventaba el maratónico viaje conmigo.

Yo seré mayor que ella, pero aún asi mi mamá le decía siempre: "Paty, te encargo a Yola". Juntas nos fuimos a la aventura a Querétaro y sobrevivimos con solo 70 pesos colándonos a escondidas a los museos, pero nuestro viaje chingón fue irnos juntas a Europa por primera vez.

"Kikis", como de repente le digo, es un nombre que le puse un día de ocio mientras la esperaba en la central de autobuses cuando vi pasar una bolsa con ese nombre. Lo primero que hizo Kikis al llegar, fue aterrizar en el piso y morirse de la risa. Tiene la loca facilidad de reír a carcajadas para terminar llorando como una magdalena. Es tan ojona que si en la noche la vez dormida, entra en trance y se le ven los ojos blancos porque el párpado no le tapa todo el ojo, si le agregas que de repente se ríe dormida, te puede asusta mas. Tiene una suerte, que cuando no nos dejaban salir, ella se salía a la calle e iba donde quería y llegaba antes de que llegara mi papá, yo en cambio, siempre me cachaba en la calle y salía regañada.

El berrinche de su vida lo hizo hace muchos años. Un día estaba dormida y Güera y yo la despertamos diciéndole que se le había hecho tarde para ir al colegio porque ya eran las 7 de la mañana, ella se levantó de neuras, se puso su uniforme, se peino rápido y se fue directo a la puerta para salirse a la calle. Como paso por el cuarto de mis papás, mi mama la siguió y le preguntó que a donde iba si eran las 12 de la noche, cuando Paty captó que era una broma, hizo un berrinchote mientras nosotras no parabamos de reír; la pobre estaba tan enojada que se durmió con el uniforme y al día siguiente se fue a la escuela toda arrugada.

Es curioso que siempre nos llevamos tan bien, pero no podemos trabajar juntas porque siempre salimos de pleito, aun asi seguimos trabajando juntas y seguiremos peleándonos pero nunca nos hemos dejado de hablar. Vivimos tantas cosas juntas, lloramos, nos traumamos, pasamos tantos momentos alegres y otros difíciles y tristes junto con mis hermanos, que cada año nos íbamos a una tienda de fotografía y nos tomábamos una foto juntas (a veces en algunas saliamos con los ojos tristes y llorosos). Lo dejamos de hacer cuando nos separamos. Ahora es raro ver que ya no estoy en todas sus fotos ni ella en las mías, solo cuando nos vemos en algunas ocasiones especiales o cuando podemos visitarnos, pero seguimos igual que siempre, tanto, que a veces seguimos bailamos el "YOPA", un baile ridículo que inventamos y que sólo ella y yo nos sabemos.

Me da mucho gusto que Paty siempre supo lo que quería, siempre tuvo muy claro sus objetivos, ella quería una familia propia y estable y ya la tiene, un esposo que la adora y que fue y sigue siendo su mejor amigo, mi hermosa ahijada Miranda que es igualita a ella de chiquita y Natalia, la bebé de 9 meses mas cool, buena onda y relajada que conozco.

Este pequeño y a la vez largo post te lo dedico a ti, la mas chiflada de mis hermanas y la que sabes, seguiré chiflando. Estoy muy orgullosa de tí y gracias por tener esa capacidad de alegrar mi vida siempre, en los mejores y peores momentos. ¡Feliz cumpleaños Pato! TQM

Yol y Paty de 4 y 2 años en Ajijí, Jalisco. Esa semana nos bautizaron a las dos en Guadalajara.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

HABLEMOS DE SEXO

Hace muchos años estando mi madre cortando cebolla, me dirigí a la cocina y me le quedé viendo, me senté y puse un codo en la mesa, y recargando mi cabeza le dije:

-mami, ¿que es un orgasmo?.

Mi madre dejo de partir la cebolla, levantó su cabeza al techo, se recargó y suspiró profundamente y solo me dijo ¡Ay hija!.....
Después de mucho tiempo pude comprender que me quiso decir con ese suspiro picarón, pero creo que es lo único que le he preguntado a mi madre santa sobre el sexo.

¿Tú alguna vez le preguntaste a tu mamá o a tu papá algo sobre el sexo?

domingo, 16 de noviembre de 2008

LA OBLIGADA BENDICION

Desde que tengo uso de razón, siempre me he familiarizado con la bendición.

Desde que estábamos chicos era una obligación pedir en la noche la bendición a nuestros padres antes de irnos a dormir. Cuando mi abuelita materna venía a visitarnos desde Guadalajara, también le pedíamos la bendición. Mi abue se aventaba una maratónica y simpática oración hecha madre, empezando con la frente y terminando con la barbilla y nunca le entendí que oración rezaba porque la decía en voz baja, asi que solo se le escuchaban las "eses" y remataba con 3 simpáticas cachetadas en cada mejilla y un beso. Me dejaba de buen humor. Cuando mi papá andaba buena onda, nos la daba con mucho gusto, con un beso en el cachete y una pequeña sonrisa del lado, pero cuando estaba enojado y de neuras, ¡íngales!, el panorama cambiaba completamente, así que era toda una aventura ir a pedirla. La verdad ahora que lo pienso, éramos 3 niñas súper obedientes y buenas (o pendejas), porque aún así teníamos que ir a la recámara de ellos y pedirla. Mi hermano siempre hacía lo que quería, así que nunca se preocupó por pedirla, pero ahí íbamos siempre las tres a pedirla.

Me acuerdo que cuando vivíamos en una casa antigua; desde que salíamos de nuestra recámara ya nos estabamos poniendo de acuerdo. pasabamos un patio, la cocina, el pasillo y en el patio central seguíamos sin ponernos de acuerdo: -Tu entras primero Paty-, -no, contigo no esta enojado-, -mejor tu Yola, a ti si te saludó- y ya que nos poníamos de acuerdo, abríamos super despacito la perilla antigua que rechinaba como si hubieramos machucado un gato y como trenecito, entrabamos una detrás de la otra como si fueramos tres chinitas perdidas en un bosque. Generalmente yo era la que terminaba adelante, Paty en medio y Guera atrás.

Cuando nos acercábamos a él mientras veía la tele acostado con su geta, le decíamos con voz dulce: "La bendición papá"... Y sin voltearnos a ver alzaba su mano y hacía un símbolo que parecía todo menos una cruz, parecía que no la estaba rayando, luego nos atravesábamos rápido la cama para pedírcela a mi mamá que dulcemente no la daba y de inmediato huíamos a nuestro refugio que era el último cuarto de la casa. A veces salíamos atacadas de la risa por la hazaña que habíamos logrado, como si le hubieramos robado la miel a un oso. Así que lloviera o relámpaguiaba siempre se tenía que pedir.

Ahora cuando me quedo en el depa de mi mamá, como quiera se la pido, no se porque pero es como sentirme protegida, y ahora y sin querer se lo inculqué a Carlos, porque hasta la fecha cada noche le pido y le doy la bendición y él a mi, solo con la diferencia de que ahora ya dejó de ser toda una hazaña.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

EL CELULAR PUBERTO

Yo no sabía que se tenía que cambiar el celular de perdido una vez al año, ya que año con año la tecnología avanza (menos uno).

Yo tenía (snif!), hasta hace unos pocos días un hermoso celular motorola en forma de piedra. Cuando ví el comercial me encanto el modelo y me compre uno azul. No se si perdí la noción del tiempo y el espacio, pero mi celular empezó a causar pena ajena entre algunos amigos.

Rous fue la última que me dijo: -"ya cambia ese pinche celular, ¿cuanto tienes con él?"-. A caray, ahí me hizo ruido su comentario porque no era la primera que me lo había dicho. Días antes vi a un amigo que tenía mucho que no veía y lo primero que me dijo fue: -"¿Todavía tienes ese celular?"-.

Ya con la duda en mi cabeza le pregunté a mi "Chispagel" si él sabía cuanto tenía con mi celular, y me dijo que fácil mas de dos años. (en todo este tiempo él ya lleva como 3).

Le enseñe mi celu y también me remató diciendome: -¡Que pinche, ya cambialo, siempre los andas perdiendo o se te caen-, (porque ya llevo uno perdido y dos caídos) y de inmediato me llevó a comprar uno.
Mi celular sirve perfectamente bien, hasta puedo jugar boliche en mis tiempos de ocio. claro, ya se me cayó 3 veces y la última lo dejó con el vidrio roto y esta un poquito abollado, y medio madreado pero de que sirve sirve.

Ya medio convencida, fuimos a ver algunos, pero no quería uno tan caro. Me llamó la atención uno chiquito de color entre morado y rosa, no muy barato, pero tampoco tan caro y Carlos me perjuró que se le cambia el chip para no volver a teclear todos mis contacto.

Todo iba perfecto hasta que ví que lo empacaron en una caja con la cara de los interpretes de "...Y soy rebelde". Cuando pregunté que qué hacían ellos en mi caja, ya era tarde pues me di cuenta que me compré un celular puberto de RBD, con pantalla con sus fotos, sus videos y los sonidos de sus canciones :S. No tengo nada en contra de ellos pero yo soy una mujer ya hecha y derecha, seria, ecuánime y trentona (por ahí hubiera empezado) como para llevar eso. Ahi comprendí que el color que compre es "rosita Anahí". Así que si me quieren llamar los que tienen mi numero, les pido mejor envíenmen un mensaje, ya que si no, voy a tener que escuchar por enecima vez la cancioncita de los RBD, mientras averiguo donde fregados la puedo cambiar.

domingo, 9 de noviembre de 2008

UN AÑO CON MI BURBUJA

¡Que rápido pasa el tiempo!.

Hace un año, no tenía ni idea de lo que era un blog, hasta que mi amigo Eugenio me paso el suyo. Me encantó como escribe y la idea de plasmar y expresar lo que sientes. Super copiona le pedi si me podía dar de alta el mío y con gusto me ayudó.
Nunca había escrito nada y en realidad no sé escribir, siempre cantinfleo y la facilidad de palabra y de ortografía es pésima, y a todo le pongo comillas sin saber porque las lleva. Solo escribo lo que pienso y como lo pienso, pero aún asi me sorprendo que tengo ya 165 post.

Lo maravilloso de todo esto, es que he conocido a excelentes comadres blogueras y alguno que otro compadre, super buenas personas, con vidas, experiencias y lugares distintos. Muchas gracias a los que dejan sus comentarios y también a los que no me dejan y todavía me leen, pero mas les agradezco que me dejen entrar un poquito en su mundo.

Aún recuerdo cuando Paty, mi hermana menor y la cabeza ecuánime de la familia, le dijo a mi mamá en aquella época en la que era un poco independiente e impulsiva, que me comprendiera, que estaba en mi burbuja y que me dejara estarlo; Gracias Pato porque siempre has respetado y comprendido mi espacio y mi forma de ser y la idea de este nombre la puse gracias a ti.

Aqui les dejo el primer post que escribí y que me describe un poco como soy. Como toda geminiana soy muy cambiante, asi que aunque esté triste, contenta, divagando o soñando (y tenga tiempo y ganas) seguré escribiendo y entrando a mi frágil burbuja, que ojalá, nunca se rompa :).

------------------------------------

ERMITAÑAMENTE SOCIABLE

Yo soy una persona que disfruto mucho mi soledad.

Me encanta estar conmigo, pensando, creando, andando de autista en mi mundo. Soy alguien que disfruta más una conversación emisor-receptor que platicar en bola. No soy antisocial pero si ermitaña sociable, no me gusta que invadan mi burbuja. A veces me dicen que soy muy seria que no hablo en algunas conversaciones. Mas bien sé escuchar y me gusta hacerlo. Mis mas allegados saben eso mas no mi alrededor, pero lo mas ilógico es cuando la gente extraña me busca, no sé porque tengo ese imán con la gente.

Hace muchos años viajé de Leon Guanajuato a Saltillo en camión y me tocó una chava que no paraba de hablar, yo hacía viscos a las 2 de la mañana y ni mi cara la hizo parar el pico. me pregunté porqué platicaba conmigo si había muchos lugares solos y mucha gente bonita con quien platicar...

En el metro entro sola y mi alma y el primer señor o señora que entra se sienta a un lado mío con todo y niño o enfrente de
mi viboriandome de "pe a pa", siendo que hay 40 lugares mas en cada vagón.....

Cuando trabajaba los domingos en el periódico me salía a la misa de las 7:00 de la noche para ir al el Sagrado Corazón que está a una cuadra. Esa iglesia es bastante grande. Como llegaba un poquito empezada la misa me sentaba a los costados, la primera vez una ñora de esas que organizan la misa llegó directamente conmigo y me pidió que recolectara las limosnas, no muy gustosa acepté y lo hize. La siguiente vez me pidió lo mismo, la tercera me hize mensa incandome disque para rezar y ni asi me salvé, la cuarta me cambié del lugar, me puse en medio de mucha gente al frente del altar, llegó y me dijo: " No te me escapas hoy", ya esto se estaba convirtiendo en un acoso celestial, hasta pensé que a lo mejor era la elejida de Dios. Lo peor era cuando otra ñora me pasaba a regañadientas a leer la primera lectura. Ya la finalidad de ir a Misa no era escuchar el sermón sino esconderme entre las 300 personas o no se cuantas caben en ese lugar, al final deje de ir.

Eso no es nada...

Hace algún tiempo tomé clases de pintura en el museo MARCO. Ni los 4000 mil pesotes que pagué ni la ñoras sanpetrinas acaparadoras, ni el maestro cubano valieron la pena, asi que me fui a un "cuchitri"l sin clima en el centro donde compraba material y daban clases en el piso de arriba con un pintor llamado Gerardo, un típico boemio de muy avanzada edad que solo tenia unos cuantos alumnos dispersados en toda el årea. entre tierra, bastidores, caballetes viejos y un piso que con un estornudo se venía abajo empezé mis clases.

Como hize clic de inmediato con mi teacher, me cobraba la clase 80 pesitos, excelente para mi bolsillo. No eramos muchos alumnos, una que otra chava y como 5 niños desobedientes. La mayoría me daba risa las mensadas que platicaban. De repente se me acercaban curiosos pero nadie me molestaba. Ahi me la pasaba de 11 de la mañana a 6 de la tarde toodos los sábado. Me encantaba ir a media tarde por mi segundo cafecito al super 7 y seguir pintando, el tiempo se me iba de bolada. Todo iba super bien hasta que llegó la mamá de una alumna, una ñora joven que dejaba a su hija en la clase y como me imagino no tenía nada que hacer en su casa y pensó que eramos de la edad, se pegó conmigo y me empezó a platicar su vida y problemas matrimoniales que la verdad no me importaba en lo mas mínimo. Cuando no le seguía su platica se iba con su hija, pero ésta la corría y regresaba conmigo diciendome que su hija le decía que se fuera, que la distraía.

Digo!, sentido común, que creía que a mi no me distraía????.

De repente cuando me iba por mi cafecito me preguntaban las niñas gritando a coro: a donde vaaaaaas???, vamos contigoooo!! y la señora también se acoplaba. Ahí me veía en la calle cuidando a 3 niñas, una loca de 6 años que se atravesaba las calles sin fijarse, una ñora que no paraba de hablar y un niño que no hablaba pero siempre estaba presente. Al final lo único que conseguí de ese niño callado fue una fuerte varicela que me pegó meses después.

Porque si había mas gente en la clase se iban conmigo???

Un día agarro un taxi que paré afuera de el periodico, el señor me preguntó si trabajaba ahi y de inmediato se puso a cantar para ver si yo podía hacer algo por él, como si yo fuera de espectáculos o trabajara en televisa, le expliqué que solo era una simple diseñadora, pero eso no le importó. Me contó su vida, sueños frustrados y me cantó 2 canciones mas que según el era paran las hijas de Pedro Fernández que no se que artista le robó. Al final cuando me dejó en un cafecito, le di las gracias amablemente por las canciones que me deleitó y di mas pie para que me dijerame: "Andele, dejeme le canto una mas que le
compuse a Ana Gabriel"!


Apagó el carro y lo escuché cantar.....

que alguien me explique!!

miércoles, 5 de noviembre de 2008

¿Y AHORA.....?


Con tantas cosas que están pasando en el país cada vez me siento mas como una huérfana desprotegida y sin rumbo fijo. Solo me queda recurrir al Chapulín Colorado y decirle:

"¿Y ahora, quién podrá defendernos?"

sábado, 1 de noviembre de 2008

ALTAR DE MUERTOS


Esta semana me dieron la tarea de hacer un altar de muertos para una portada.

En la vida había hecho uno y tampoco les ponía mucha atención, asi que me tuve que instruir un poquito y saber que llevaba. Me dirigí al mercado en donde de inmediato me convertí en “machantita”, “señito”, “guerita” (¿guerita yo?) “chamacona” y hasta señora!!!!.

El lugar me encantó, súper pintoresco y peligroso a la vez pero muy viboreable. Ahí compre calaveras de azúcar, papel picado, pan de muerto, velas y me di cuenta que muchos veneran a la santa muerte. Casi casi me hice amiga de algunos puesteros, pues me daban tips para el tradicional altar. Sali cargada de cosas y definitivamente no tenía idea donde estaba ubicada, porque tome un taxi y en cuatro cuadras ya estaba en el periódico, que güey me hubiera ido a pie y me hubiera ahorrado los 20 pesos que me cobro el taxista que me vio con cara de que era una floja.

Lo mas difícil fue conseguir la mentada flor de cempazuchil, y no es que le eche a la hermosa flor, pero si a a situación, ya que estuve por dos semana casándola. Iba en la mañana y todavía no llegaba, luego en la tarde y ya no había, luego separé y ya los habían vendido, total que tuve que madrugar para conseguirla y casi lloro cuando me dicen que ya se había acabado, hasta que un señor vio mi cara de puchero y me dijo donde podía conseguirla, y era al lado de la florería donde me encontraba.

Como no tengo una mugrosa idea cuanto valen las cosas pensé que el ramo de flores me iba a salir como en 500 pesos, ya tenía preparado mi billetote cuando me dicen que 60 pesos, me sorprendí porque me dieron casi medio terreno de cempazuchil.

Realisé la sesión de fotos y les dije que me cuidaran el florerío porque me las quería llevar a mi casa. Ya me estaba imaginando hacerme un tapete de cempazuchil, poner otras dentro de una funda para hacer una almohada, decorar a conchita-chopo y llenarle la cabeza de cempazuchil, hervir los pétalos como los de la jamaica para hacer un agua de cempazuchil, decorar las orillas de mi casa y hasta hacerle una chaqueta a Carlos con esta flor naranjosa, y lo mejor, es que me animé y me dieron ganas de hacerle un altarcito pequeño a mi papá por primera vez.

Todo ese plan se me derrumbó cuando fui a buscar mi bosque y me dijeron que ya las habían tirado. (¡¡chingadamadre!! –pensé muy adentro de mi ser bueno y paciente- todavía estaban hermosas, me dio coraje y ni modo, me quede sin flores.

De todos modos hice mi altarcito y puse unas florecitas de papel y su cafecito ya que él era el único que me hacía segunda con mi vicio. La foto que puse fue la última que le tome en Pátzcuaro Michoacán, 9 meses antes de que falleciera. Ahí pensabamos ir al año siguente el día de Muertos, ya que dicen que se pone hermoso, pues ya no fuimos.

Cuando éramos chicos, nos gustaba mucho que mi papá nos llevara al panteón mas antiguo de Saltillo o a ver casas abandonadas casi a la media noche. En el panteón checabamos cada tumba antigua, su estructura, quien murió, cuanto duró en vida, porque habrá muerto, todo era emocionante; veíamos a la gente dejarle a su seres querido flores y comida. Nosotros nos sentíamos tan ajenos a todo ese sentimiento. Eramos muy afortunados en que no teníamos a quien llorarle.
De repente oías que una tía murió, o el tío que nunca conociste, así que nunca nos afectó la muerte. Ya mas grande mi papá nos llevó a el fantasmagórico pueblo de Real de 14, y ahí también nos impresionaba lo antiguo del cementerio y ver las tumbas degente muy joven. Ahí me preguntaba porque mi papá nunca visitaba a sus seres queridos, como sus papás o alguno de sus hermanos. Creo que la infancia de mi papá fue media tragicosa. Dice la leyenda urbana que mi abuela murió un 10 de mayo, se dicen varias teorías como que se resbaló con un juguete de algún nieto y ahí quedo, o que la atropellaron, y quien sabe donde estaba su tumba. Ni siquiera mi mamá conoció a sus suegros, quien sabe que había en la cabecita de mi padre que nunca lo mencionó y tampoco preguntamos, aunque a veces si lo veíamos llorar.

Retomando el tema del altar, me gustó mucho conocer mas a fondo nuestra tradición mexicanísima del día de muertos, así que este sencillo y pequeño altarcito se lo dedico al protagonista de esas emocionantes y divertidas expediciones.

Papi, me hecho un cafecito contigo a tu salud!

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)