viernes, 20 de febrero de 2015

DIEZ AÑOS SIN UN PAPÁ

Sacado del álbum de mi papá donde él recortó esta foto de revista
representando a sus hijos: Paty, Yola, Güera y Pepe. (Arriba su letra)


¿Sabes papá?, el tiempo pasó de prisa a pesar que hubo días más pesados que otros. Algunas cosas cambiaron mucho y otras jamás se movieron. 

Además de Daniel (que dejaste siendo un bebé) tuviste tres hermosas nietas más. Ninguno salió a nosotros, creo que nos superaron: los cuatro son tranquilos, responsables, sensibles, dedicados en lo que les gusta, creativos y extremadamente ingeniosos. 

El otro día le enseñé a Dominika un resumen de tan solo 3 minutos de mi boda englobada en una canción de Dido; ahí le señalé quién eras tú, su abuelo, y me dio mucha risa y a la vez ternura que al verte aplaudirme mientras yo pasaba con mi vestido de novia, ella agachara la cabeza, hiciera carita de puchero y me dijera: -¡lo extraño tanto!-, a lo que exclamé: ¡Domy, ni siquiera lo conociste!; pero me quedó la duda si algún día cuando era más pequeña te percibió de alguna manera.

Daniel ya es un pre-adolescente, ya le cambió la voz, adora a sus papás y es buen niño (o ya no sé si llamarlo chavo), está más alto que yo y tiene solo 12. 


Miranda tiene 9. Ella llegó en el mismo año que partiste y este año cumplirá los 10; es muy intelectual e inteligente, tuvieron que adelantarla un año  porque se aburría en su grado; gana concursos, es muy correcta para hablar y a veces su inteligencia le saca canas verdes a Paty

Natalia llegó un día antes de tu segundo aniversario luctuoso. Tiene 7 y desborda creatividad y sabe dibujar muy bien, las dos son un talento Andando. 

Dominika ya tiene 4, su sonrisa te habría derretido; te dice unas frases tan hermosas que te deja pensando. fue la más esperada y la que alegró con su llegada después de los oscuros momentos en que no supimos de Pepe. Y hablando de esos momentos fuertes, a veces me pregunto ¿cómo hubieras manejado tu la situación si hubieras estado aquí?, creo que no lo hubieras soportado. La valentía de Güera y mamá te habrían sorprendido.

Aún así, a la familia le hace falta la protección paternal, confieso que nos sentimos mucho tiempo desamparados sin tu presencia, aunque siempre lo resolvíamos sin ti. Creo que Güera te sigue extrañando mucho y le ha tocado vivir y resolver cosas difíciles.

Hay días que te me olvidas pero no para enterrarte en el pasado, sino sólo para bloquear la mente. Reconozco que los domingos ahora son un poco aburridos y tranquilos sin la adrenalina de saber como estás, o si se te ocurrió sacarnos a pasear impulsivamente a Arteaga o San Antonio de las Alazanas Coahuila con repentinos y relámpagos viajes que la mayoría de las veces fueron divertidos. Cuando estabas tú veía más el cielo, y el sol me calentaba más; ahora veo sólo techos de centros comerciales. Extraño salir a caminar y conocer lugares diferentes en carretera, aunque eso ya no será posible por tanta inseguridad. Te sorprendería saber como cambió México en ese aspecto.

Yo me cambié de casa, creo que te hubiera encantado el paisaje de hermosos cerros que tengo en frente y que aún no es invadida por departamentos altos. Sigo en el mismo lugar de trabajo que te hacía sentir orgulloso pero que ahora me siento atorada y de vez en cuando me gustaría escuchar tus consejos valemadristas sin pensar en las consecuencias. Me falta ese coraje. 
Domy enfrente de mi casa vestida de Frozen


A las cosas que dibujo al principio las firmaba como "moyete" (como tú me decías), ahora las firmo como moyete&dominika; y hablando de molletes: Pan con Azúcar y Mantequilla, como tu los llamabas (Lucas y Conchita-chopo) también partieron, de seguro los has visto por ahí. Ahora tengo 3.

Tus hijos están bien, pero seguimos batallando cada uno con sus costales, unos más pesados que otros pero creo que somos unidos aunque yo no hable mucho x teléfono y cada vez me tardo más en hacer visitas a Saltillo. Y hablando de Saltillo déjame decirte que a Domy le encanta ir, siempre se emociona días antes de salir y como todavía no entiende bien la noción del tiempo siempre pregunta que si iremos en este año y pregunta que si ya es mañana. Le encanta desde ir a la central, comprar galletas en la tiendita, ver pasar el tren en la central de San Jeronimo, subirse al camión ochentero y admirar el paisaje unos minutos antes de quedarse dormida. A mi Saltillo me da nostalgia, aunque ahora está muy disfrazado de puentes y lo veo totalmente cambiado, no sé, pero a veces el aire, la hora del atardecer, el clima de la noche, las caminadas de algunas calles me da mucha "chingadera"(aún no sé descifrar bien el significado exacto de esa palabra), y si me quedo más de 2 días lo siento mucho más, pero luego resulta que ya no me quiero regresar.

Mi mamá está excelente, "la fiera" como tu la llamabas, es una abuela a toda madre y al igual que todos, está muy orgullosa y sorprendida de sus nietos, tanto así que el otro día me dijo: "...Que yo recuerde a la edad de ellos ustedes estaban bien pendejos".

Mamá está tranquila, me encanta ver que no vive de recuerdos ni del pasado; renovó por completo el depa que aún rentan y lo dejó hermoso; pintó de clarito aquella cocina verde donde yo pinté un mural de cocina caricaturizado con un gallinero de madera de colores que tu me ayudaste a armarlo; quitó los cuadros que nos daban roña, cambió muebles, tiró cosas y dejó todo renovado, siempre viviendo en el presente. Ella sale, arma rompecabezas complicados, va a clases de zumba, y a veces sale o viaja con amigas, se sigue arreglando aunque no salga, te interrumpe en el trabajo con llamadas largas que las quiere hacer cortas que te dan ternura, y se ve contenta (todo lo que no te gustaba que hiciera)
Güera no lo es tanto.

Las Navidades son disfrutables, a veces somos más y otras menos y ahora todo se enfocada en los niños, ellos son el centro y mamá y Güera siempre se lucen y hacen todo pensando en ellos. Yo siempre soy la invitada especial que sólo va a tragar y me tratan de lujo, soy la que lleva comida comprada mientras mis hermanas y Pepe si cocinan. Casi nunca ayudo más que a lavar platos. Cuando me quedo más días le sigo pidiendo la bendición a mamá y me encanta cómo me consiente. Carlos es sólo sociable una vez al año, algunos años menos que otros, aunque éste fue el primer año que se me olvidó pedirle un discurso navideño.

El mundo cambió mucho, nosotros no tanto, aunque ahora si ya nos salen más canas. 

Hoy tendrías 74 si estuvieras aquí.

Sigo pensando que sigues viajando como aquél 22 de febrero que recibí la llamada de tu partida, aquél último domingo que te vi en cama en el IMSS y que me pediste que te llevara a la ventana; que te portaste a la altura y me calmaste cuando viste mi desesperación por quererte cambiar de hospital. Cuando te vi valiente y muy tranquilo cuando te visitó una sotana negra; cuando te vi sonreírme, cuando esperaste a la mujer de tu vida que hiciste feliz y la hiciste sufrir a que llegara para verla por última vez; cuando te fuiste y te transformaste en aire puro, libre al fin para irte a aquella cascada donde querías ir en un día muy soleado después de mucha neblina.

Estamos muy bien, pero reconozco que te extraño y que a Paty, Pepe, Güera y yo siempre nos hará falta un papá.


p.d. Prometo ver más el cielo :)



viernes, 6 de febrero de 2015

EL LIBRO DE TANIS + AMISTAD


Un fin de semana leyendo el libro de Tanis mientras Domy juega


Para mi escribir un libro es el mejor regalo que te puedes dar a ti y a tus seres amados. La mejor herencia. Yo lo único que haré algún día será imprimir este blog y engargolarlo para regalarselo a Domy y lo pueda leer cuando crezca. 

Recuerdo que un día le dije a mi papá que debía escribir sus memorias ya que tenía mucho que contar y nosotros mucho que aprender. No lo logró porque partió antes. Dos días después de quefalleció fuimos por sus cosas y encontré una hoja de cuaderno en blanco con su letra marcada con pluma, como si se hubiera apoyado ahí para escribir, y en la escasa luz que había en su habitación e intenté leer remarcándolo con lápiz. Llegué a la conclusión de que sí se había decidido a escribir. La hoja original que iba antes de esta nunca la encontré. Me hubiera encantado leer sobre su vida y que a través de sus líneas nos contara cosas que ya nunca sabremos...

--------------------------------

Sabía que Tanis estaba escribiendo un libro. Estaba en ese proceso de edición e impresión. ¡Que chido¡ ¡lo logró! -pensé-  Recordaba que hace ya algunos años atrás ella me había dicho  que quería escribir su propia historia. 

De repente (porque así sucedió) me pidió que le hiciera un prólogo. ¿Un prólogo?, ( no entendí muy bien que era lo que me pedía).–Si, quiero que escribas un prólogo. Pásame tu dirección, mañana te llega por paquetería un ejemplar de mi libro al periódico–). Ella en Guadalajara, yo aquí en Monterrey. ¿Cómo chingados se hace un prólogo?. Empece a investigar ya que lo único que sabía era que va al principio de la lectura de un libro pero nada más. Si, ignorante soy, lo sé. Así que chequé primero en internet y luego miré fijamente en mi cuarto los pocos libros que tengo en mi angosto buró café que tenía meses ignorando. 

En cuestión de literatura soy una capirotada bipolar: Poseo lectura religiosa como “Tengo varios nombres pero sigo siendo María”,  reflexivos como "La Cabaña",  históricos como "Los Hornos de Hitler", de lectura simple como "Cuando Dios Era un Conejo", hasta lectura erótica y romántica como "50 Sombras de Grey" (¡¡¡siii soy fan!!! y la trilogía me la aventé en una semana ) hasta el de "Cindy La Regia" que ni pude leer porque Domy me lo deshojó cuando era bebe. Casi tooodos los libros me los han regalado

Bien, la tarea es fácil y sobre todo muy placentera: leer el libro de mi amiga y comentar sobre él, aunque sigue siendo una presión fuerte para mí porque no seré la única, hay dos personas más que también lo escribiran. 

Para mi Tanis escribe muy padre en sus relatos, yo solo cuento anécdotas a veces graciosas y otras melancólicas de mi vida en mi querido y abandonado blog. Ella si sabe escribir y sabe como plasmar su sentir. 

Empece a leer la misma noche en que me llegó y en pausas los siguientes dos días y no me tardé mucho en terminarlo. Es un libro de lectura bien digerida pero a la vez pausada; ¿cómo que pausada? así la llamo yo cuando al terminar uno de los textos me encuentro pensativa o reflexiva y se me quedan todavía las palabras en mi cerebro; es como cuando terminas de ver una película y quieres ver los crédito y ya te están sacando del cine y tu aún tienes mucho que pensar sobre ella y la quieres comentar  antes de salir. No quieres cambiarle todavía a la siguiente página pero quieres saber que historia sigue. 

Mas que leerlo lo sentí, y alguno lo volví a recordar y otros los disfrute con una sonrisa. Reflexioné, me identifiqué, me emocioné, me conmoví. Mi Tanis  plena. Mi Tanis nostálgica, Mi Tanis Ave Fénix, Mi Tanis Feliz. 

A Tanis la conocí por medio de mi blog, creo que fue en el año 2008. Ella comentaba mis post y yo los de ella en un blog que tenía y se llamaba Ave Fénix. En ese entonces era solo ella y su niña Tanis Sophie. Ahora es ella, Gustavo su marido y su manada de princesas: 3 en total Ave y Eli. (no sé si a ella le agrade la palabra princesa).  

Cuando nos conocimos primero en los blog (bendita tecnología) ya nos conocíamos a fondo. Gracias a nuestros relatos sabíamos cómo nos encontrábamos y que teníamos en el interior y los costales que cargaba cada una en su vida. En persona la química fue de inmediato y los cafesitos se hicieron frecuente. No había pláticas banales, no existían los YO y YO ni las pláticas huecas, las dos filosofábamos y profundizabamos temas. A veces nos íbamos de un mundo terrenal a uno imaginario para volver a aterrizar con anhelos y sueños. Las dos sin poses, al natural, sin pretensiones ni querer quedar bien una con la otra, así tal cual somos. A veces pendejeabamos, ¿porqué no?, caminábamos o andábamos en bici en Fundidora pero también nos tocó llorar y echar madres. 

Luego partió a su destino sin pensarlo dos veces. Simplemente confió y ganó. El Ave se fue para volver a resurgir. Guadalajara le abrió sus brazos como si siempre la estuviera esperando y por fin la pudo abrazar.

Aún no sé si fue el destino, la casualidad o algo que teníamos que aprender juntas y por eso nos juntamos en el camino. Las dos con nuestros enormes sueños y tratando de entender como es la vida. En este hoy todo se cumplió y como dice en su libro hay mucho que agradecer a Dios, a la vida, a la amistad, y aquí seguimos lejos pero juntas en pensamiento y cariño. 

Es un honor y más un orgullo leer y mejor aún conocer a la autora de este libro que recomiendo leas desde adentro. Un libro neta, sin tabus, al chile, libre en pensamiento y corazón, es el libro de Tania Gabriela Balleza Tahuil, Tanis pa’ los cuates.

Te quiero amiga



Tanis en su visita relámpago a Monterrey en la Lucha Taquería Enero 2015



las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)