sábado, 1 de marzo de 2008

QUE NO ACABE EL VIERNES


Cuando es el ultimo día de la semana laboral, salgo en la noche de mi trabajo y no quiero que se me acabe el viernes, porque en un abrir y cerrar de ojos llega de volada el sabado y el domingo y ni me entero cuando ya estoy otra vez sentada en mi computadora con mi café al lado, con la cara de hueva y con el calendario tachado en lunes; asi que lo quería alargar lo mas que pudiera. Después de cenar, Carlos se despidió a las 10 de la noche porque tenía que re-madrugar para ir a trabajar al canal, me dijo que nos fueramos a la cama, pero yo me rehuce, porque sabía que entrando en la cama ya no sabría de mi y llegaría el sabado al abrir el ojo, asi que me quedé en el sofá y me aventé maratónicamete la tele: vi 3 telenovelas seguidas, le segui con el discovery chanel, home & hearth, mtv, mariavision, sony, fox y hasta me aventé el canal donde salen las malísimas peliculas mexicanas de los hermanos Almada. Ya mas tarde parecía drogada con el control en la mano y seguía insistiendo en que no acabaría con el viernes, y por mas que lo quería detener ya estaba entrando en la madrugada del sabado. Cuando empezaron los infomerciales ya no pude mas, y antes de que pidiera una faja levanta pompis, fui vencida por el sueño y empezé mi sabado con calzador, osea, a la fuerza.
Por cierto, ¡Ya se acabó el sabadoooooo!!!...

No hay comentarios:

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)