martes, 4 de marzo de 2008

GATO ATROPELLADO


Hoy cuando salí de mi casa, me topé en mi bote de basura, un gato atropellado contando chiste. Me dijo que se llama Xoli'x y le pregunté que porque estaba tan contento si estaba súper feo, con los ojos chuecos y y la nariz caída. Me dijo que porque estaba contento de estar vivo y siguió contándome chistes; unos súper cortitos, otros simpáticos y otros súper simples. Le dije que se me estaba haciendo tarde para ir a mi trabajo de siempre, que hago una hora en llegar, que tengo cierre, que estaba perdiendo el tiempo y que no estaba de humor. Me dijo amable y simpáticamente que estaba de acuerdo conmigo, que el tiempo es oro y que los minutos y segundos cuentan, que los mismos minutos que me estaba haciendo perder a mi, él los estaba ganando, no le entendí nada de lo que quería decirme. Luego le pregunté que de donde venía y me dijo que de mi imaginación, que el respira gracias a mi, que como era posible que no me acordara de eso, que yo un día hice a un gato simpático que representa el optimismo, porque a pesar de que le pasa cada cosa, siempre tiene un chiste que contar y siempre saca algo bueno de lo malo que le pasa y lo transforma en algo increíble. Así que esos minutos que según yo perdí con él, los gané, ya que me hizo parar un segundo mi rutina y ver que no todo tiene que ser monótono y aburrido, que tengo que valorar muchas cosas que no veo y que siempre hay que aprender a sacarle sabor a la vida, y que cualquier detalle tan sencillo que parezca puede marcar la diferencia.

Había perdido 5 minutos de mi tiempo, que fueron los mismos 5 minutos que me hicieron ver mi día de otra manera.

No hay comentarios:

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)