lunes, 14 de enero de 2008

DESPEDIDA CHATARRA


Cada que me pongo a dieta, o mas bien, que tengo el firme propósito de comer saludable me despido de la comida chatarra dándole una calurosa y atragantable despedida y vaciando casi los super 7, como si ya no los volviera a comer por un laaargo tiempo. De hecho, esas son mis secretas intenciones y espero lograrlas, pero algo que me ha servido mucho cuando como de mas es que me preparo psicológicamente "disque" para no subir de peso, aunque me debería de preparar psicológicamnte para ver mi subida de peso en la báscula.

Estos son los alimentos con los cuales me despedi y que con gusto "degusté" ayer:

• Despertándome como a las 7 de la mañana mientras le heche porras a mi "Chispagel" en la tele, y yo estoy en la cama, me comi un chocolate carlos quinto, seguido de 4 chocolates de un bolo que oportumanete me regalaron y rematé con unos chiclosos como si tuviera mis muelas súper saludables.

• Mas tardecito me dio frío y después de que interrumpí a Carlos con una llamada para preguntarle cuantas cucharadas de café le ponía a la cafetera para prepararme un cafecito como solo él me lo prepara, según yo seguí las instrucciones y me tome la mitad porque me supo a madres.

• Llegó a mi “Chispagel” le preparé (mas bien calenté en el micro) unas carnitas deli que insistí en que compraramos un día antes porque no las comía tan rico desde que me llevaba mi papá a Arteaga, y me comí 3 tacotes de carnitas mas chicharrón con la grasita escurriendo. de-li-cio-sa. (esto apenas es el desayuno).

• Quede de verme con mi mami y con mi hermana Güera al Parque Fundidora para ver ISIS, LA SERPIENTE EMPLUMADA y en el trayecto me tome un capuchino que luego me agandallo mi madre así que ese no cuenta.

• Saliendo fuimos a la casa del maíz y me comí 2 mega-quesadillotas, una de champiñones con queso y otra de alambre y un agua de jamaica.

• Fue Carlos por mi y ya me había comprado otro capuchino.

• Llegando a la casa terminé de acabarme nuevamente las carnita con chicharron, seguido de un vaso de limonada y revolviendo este con un café que me preparó. Si a esto le agrego que en la semana nos comimos una rosca grande de reyes entre los dos y 3 paquetitos de cooky Almond joy (que vienen 4 galletas de chocolate en cada bolsita) y un snickers. creo me excedi en la despedida.

Eso si, no me quedo ningún remordimiento, al contrario, me siento una gorda feliz, asi que empiezo hoy una vida saludable antes de que me de un infarto.

1 comentario:

Anónimo dijo...

AMOR, YO NO ME SABÍA CUÁL FUE TU MENÚ DE DESPEDIDA!!!
Mira que tus temas resultan cada vez más interesantes y graciosos. Si no fuera porque convivo contigo a diario, creería que te inventas las cosas, porque parecen guiones de series de comedia. Están padrísimas tus aventuras y te felicito porque cada vez escribes mejor. Todavía recuerdo cuando me dijiste una vez que no me escribías nada porque, según tú, no sabías, pero al ver este blog te das cuenta que estabas equivocadísima. UN BESO!!!!!

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)