lunes, 5 de mayo de 2008

VELADORA NOCTURNA


Ayer nos dormimos a la 1:30 de la mañana. Carlos apenas toco el colchón y ya estaba roncando y yo a pesar que estaba cansada, muy cansada, no me pude dormir. Batalle como hace mucho no batallaba y me la pase piense y piense y dándole vueltas a todo. Estaba lloviendo y me mortifique por los 6 perritos callejeros que andan rondando mi colonia, por el pleito que me avente de a gratis con mi hermana, de pensar en el trabajo que tenía al día siguiente, de preocuparme hasta por la serie de televisión y de las noticias que escuche durante el día. Luego me puse a pensar como me veo cuando estoy dormida y preguntandome porque el cuerpo se queda quieto y como te pierdes en los sueños, que vienen siendo (según el maestro de yoga) "basura mental". También pensé en como nos preocupamos por vernos bien, y ni siquiera nos podemos ver mas que las manos y los pies. Parecía que me había fumado un churro antes de intentar dormir, pero mi mente seguía cansándome demasiado. Conchita-Chopo me hizo segunda y al parecer, también traía sus rollos mentales porque se la pasó dando vueltas con sus pisaditas en la duela y no estaba tranquila. Luego me quedó la duda si dormira tranquila la gente que trabaja en el mundo del espectáculo y se dedican a difamar y criticar a los artistas. ¡De verdad, cómo me complico de a gratis la vida, y se supone que una de mis filosofías de la vida es no complicarmela mas, así que decidí dormir con la mente en blanco, no pensar, cerrar los ojos y dejar que Morfeo se encargara de secuestrarme porque si no, ni iba arreglar el mundo, ni pude descansar y solo iba a conseguir amanecer hinchada de la cara como cada bonito inicio de semana.

3 comentarios:

Kish en Italia dijo...

Hay que feo!!! ya se como se siente.. es una desesperacion! y siempre a que hora te dormiste???

La burbuja de yol dijo...

a las 4 comadre!

Martiux dijo...

se me hace que andabas con estres.... cuando trabajaba varias veces me vi en tu misma situación: estar cansada y no poder dormir pensando en la inmortalidad del cangrejo.

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)