domingo, 11 de septiembre de 2011

DESDE ABAJO


Conocí a las hermanas en una fría mañana de noviembre del 2000. No las pude ver en todo su explendor porque el día era muy nublado. Nuestra intención era ir a visitarlas y admirar desde su cabeza la magestuosidad de la isla de Manhattan; pero nos distrajo un anuncio enorme de un modelo guapísimo (por no decir buenísimo) en ropa interior Calvin Klein y unos hot dogs de esos típicos que venden en plena calle mientras el humo salía de las alcantarillas.

Cuando por fin pasamos por ahí, las saludamos y mejor les tomamos una foto a medias ya que ni ellas salieron completitas y yo menos.

Hoy las gemelas ya no existen y no me arrepiento de no haberlas visitado en su interior. Me hubiera acordado del señor que a lo mejor le compraba un souvenir en las alturas o de las personas que ahí trabajaban.

Las hermanas se fueron y ya nunca regresarán, pero estas gemelitas fueron tan valientes que aunque ya no esten fisicamente presentes tienen aún en su interior un enorme corazón que aunque pasen 100 años, ese seguira vivo para siempre.


2 comentarios:

Ñets dijo...

¡E-x-c-e-l-e-n-t-e foto Yolita!

Yo no conocí a las hermanas =(

Nena dijo...

Qué bonitca, Pic. Yol.

Mr. pensé que no le posteabas a nadie... qué equivocada he estado!

Saludos a los dos.

Ele y Juan Pa

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)