lunes, 26 de septiembre de 2011

AFUERA

El viernes fuimos al concierto de Caifanes.
Hace mucho que no me emocionaba un concierto; la verdad yo creí que no era súper fan pero ahora que fui descubrí que si lo soy y mucho. Yo le dije a Carlos que no me dijera nada si me ponía a llorar, y no es que me encanten ellos ni me muero por Saúl el vocalista, de hecho me daba lo mismo estar adelante que atrás, y vaya que nos tocó pegados a la pared, mas bien fue la nostalgia de aquella época noventera lo que me invadió nuevamente.

A pesar de tener borrachos inquietos a mi lado y soportar el cigarro en un lugar encerrado cuando "se supone" esta prohibido y tener media cajetilla de "a gratis" en mis pulmones me sumergí en los recuerdo enredados en aquellas canciones.

La que mas marcó mi corazón y mi alma fue la canción de Afuera.
Me acuerdo que en 1993 sonaba mucho esa canción y a mi papá le quedaba a la perfección.

"Muchos años uno cree que el caer es levantarse
y de repente ya no te paras
Que el amor es temporal que todo te puede pasar
y de repente estás muy sólo

Afuera, afuera tú no existes, sólo adentro
Afuera afuera no te cuido, sólo adentro....

Siguen los años y uno está creyendo que puede rezar
y de repente ya te perdiste
Y uno cree que puede creer y tener todo el poder
y de repente no tienes nada..."

Mi hermano y yo vivíamos con él y yo veía como los tres nos estábamos hundiendo en nuestro propio barco; mi papá ya no tenía fuerzas ni ganas para salir adelante. Yo escuchaba esa canción mientras me escapaba en mi cuarto de alguna otra tontería hecha por él acompañada por el alcohol; él pensó que era invencible y al final se venció, yo pensé que podía rezar y me perdí, él pensó que tenía el poder y no tenía nada.

Al final el barco se hundió y mi hermano y yo naufragamos por un buen tiempo, mi papá luchó pero no lo logró.

Aún de repente mi barco interno se tambalea pero esta vez no tengo tanto miedo, la diferencia es que ahora si llevo un chaleco salvavidas.

Aún me duele pero si me puedo levantar y si, al final de la canción eché lagrimita con diferente nostalgia que mi cónyugue de al lado o la bola de borrachos del otro, pero fue como limpiar el alma, recordarlo para bien y salir contenta siempre por la puerta de adelante.

¡Gracias Caifanes!


2 comentarios:

Are!! x) dijo...

qué bueno que los tiempos cambian y que las cosas viejas quedaron atrás :D.. un abrazote :D

Lau dijo...

comadre! gracias por compartirnos tu historia, me imagino que esa época no fue nada fácil para ustedes, sin embrago, seguro ahora ven las cosas desde otra perspectiva y seguro son más fuertes y estas vivencias los hizo madurar, te mando un fuerte abrazo!!
p.d. caifanes es super importante para mi historia, yo lo relaciono totalmente con el amoringo, todavia le pido que me cante con su guitarra todas esas canciones, no cabe duda que recordar es volver a vivir :)

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)