martes, 25 de abril de 2017

4D


Fuimos de novedosas Domy y yo por primera vez al cine en 4D. Lo bueno que ya habíamos visto La Bella y La Bestia normal porque el 4D te distrae demasiado. Se movían tanto los asientos que me quería cambiar de lugar y sentía que me estaban molestando, ¡¡¡Yaaaa déjenme en paz!!!, (me daban ganas de reclamarle a álguien); a parte sientes que te pegan en las pompis, te avientan chorritos de agua, hay humo y un aeronazo que hicieron que me mormara al punto de moquear y estornudar toda la película y no iba preparara con kleenex. 

Conclusión: salí toda enferma. 

Les recomiendo que vivan la experiencia pero de preferencia en una película que no tengan que galopar tanto. Domy muy contenta, yo, no tanto.

No hay comentarios:

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)