MI TERCER DEPA



Es el año 1999. Estaba en mi tercer departamento que compartía con Ana, una "roomate" que nunca durmió ahí, pero que afortunadamente sólo se hacía presente el día que se tenía que pagar la renta, porque se la pasaba con el novio que vivía atrás de ese depa

El lugar no me gustaba mucho, a parte que me quedaba un poco lejos de todo, era del tipo setentero con un piso blanco con manchitas grises que se me figuraba de algún hospital psiquiátrico. Nunca me asomé a la cocina ya que también me daba miedo y no tenía agua caliente. Unos meses después me salvé de un incendio, ya que el depa de al lado que era un consultorio, terminó en llamas una madrugada porque hubo un corto circuito y las llamas ahumaron mi techo y literalmente lo dejaron negro. Si no hubiera sido porque ese día me visitó mi papá y se quedó esa noche conmigo, nunca me hubiera dado cuenta y no hubiera salido a tiempo de ahí.
     En esa época lo que ganaba me lo gastaba en ayudar a mis papás y en viajar, (apenas planeaba mi viaje a Europa con mi hermana Paty y mis comadres Anilook y Rosalba), así que no me importaba dormir en un colchón que me prestó mi amigo Edgar y cojines de colores que me regaló mi mamá y una pared azul rey que pinté un domingo y que sólo logré que la dueña se molestara y me pidiera quitarlo.
      Ese depa lo compartí un mes con mi hermana Paty, que vino a trabajar al periódico, y vaya que ese mes fuimos muy intensas. Ahí nos peleamos, lloramos, nos reímos, pintamos, tomamos mil fotos, nos desvelamos, comimos Maruchas, tacos y de vez en cuando en una catorcena bien pagadas, nos íbamos al Anacua a comer mariscos.
    Arriba de este post está mi autorretrato. Me acuerdo perfecto el día que me dibujé: Era un viernes que a última hora decidí no irme a Saltillo a visitar a mi familia y tenía una tele chiquita que se escuchaba muy bien pero no se veía nada, así que la prendía sin verla. Recuerdo que disfrutaba muchísimo vivir sola ya que pintaba, dormía hasta tarde, escribía, me desvelaba con mis amigas, pero no estaba mucho en casa y en el fondo ya extrañaba una pareja. Ahí fue donde le escribí una carta a Dios con todo mi corazón de todo lo que sentía y que era lo que anhelaba. Cinco meses despúes me respondió.
     Ese día me senté en mi colchón verde y me vi en ese espejo blanco que tenía recargado frente a mi y que años antes estuvo en el cuarto de mis papás y que me lo agandalle. Me vi recostada, larguchona, despeinada, con mis piernas largas, largas, largas y unas sandalias color azul y tomé un lápiz y mi cuaderno para pintar en acuarela y me empecé a dibujar. Me dio mucha risa verme tal cual soy: despreocupada y al natural.
    Ahí sólo duré 6 meses. Un día antes de que se venciera mi última renta, llegué de trabajar en la noche y al entrar el depa estaba repleto de muebles de los nuevos inquilinos, los cuales no respetaron mi último día y me enojé mucho. Javier, mi amigo de la infancia vino a mi rescate y me ayudó a cambiarme. Él siempre me ayudaba a buscar depas, pero en esa época todo era viejo y tenías que compartir con varias niñas, no como ahora que está lleno de depas nuevos y súper bonitos. Recuerdo que Javier me acompañó a ver uno donde vivían 4 chavas y vi una puerta tirada y rota. Cuando pregunté que había pasado, una de las chavas me dijo muy quitada de la pena: "Ah es que a noche hubo violencia, por eso ya no está la chica que vivía aquí, ella tumbó la puerta". Oh oh, a parte de enterarme de lo bien que se llevaban, yo tenía que compartir no solo su depa, sino una cama queen y dormiría con una desconocida. Recuerdo que Javier y yo nos vimos con cara de mejor vámonos de aquí y ahí se le ocurrió la gran idea de mejor vivir juntos, lo cuál acepté sin dudarlo, así que él sería mi tercer roomate en mi cuarto depa. Sabía que todo iba a mejorar y que me esperaba otra nueva y mejor aventura en mi cuarto depa.


¿Cuántas veces mencioné  la palabra depa?

Comentarios

Lau ha dicho que…
Hijole comadre, yo nunca viví sola, cuando quise "independizarme" de mis papás, mi mamá me hizo ver lo caro y dificil que sería, le dije que ya estaba hasta la madre de andar en camión y trabajar tan lejos, a lo que ella respondió " es más fácil que te compres un coche" y así fue, mi primer y ultimo room mate es mi marido jejeje y asi quiero que sea siempre :)
pd hoy voy a escribir algo, hace mucho no lo hago, besos comadre!!!

Entradas populares de este blog

BUENA SUERTE, SORTEO TEC

ALTAR DE MUERTOS

LA MUEBLERIA