lunes, 2 de diciembre de 2013

ASI DE ENTRAR EN CRISIS



Hace dos años se apareció una vecina y me invitó a una convivencia con los demás vecinos un domingo de noviembre. Ni Carlos ni yo conocíamos a nadie, ya que aparte de que teníamos un año apenas viviendo aquí, nunca estabamos en la casa y vivimos en una esquina; asi que no hay vecinos para saludar de un lado, y al frente afortunadamente todavía tenemos la vista de las montañas y no las ventanas del vecino del frente como todos los demás, asi que es difícil coincidir con uno.

Cuando llegamos a la dichocita reunión, la vecina de enfrente con nombre japones raro muy amablemente me dijo entre risas que estaban sorprendidos de que éramos un matrimonio y que además teníamos una niña, porque pensaban que ni Chispagel era divorciado y que yo era la amante que llegaba todos los miércoles bien tarde en taxi. Para rematarla de amolar tambien pensaban que mi querido esposo "era divorciado" porque las plantas que tenemos en la banqueta casi nunca las regabamos.

Entre risas falsas de nosotros nos quedamos sorprendidos como inventan historias sin saber nada. Carlos tiene un trabajo que afortunadamente a veces se puede llevar a casa; en cambio yo tengo un trabajo sin horario en la que salía un día a la semana tarde (9 o 10pm) y llegaba en taxi porque no quería que mi Chispagel sacara a Domy en la noche para irme a recojer.

Total a esas vecinas las veo una vez cada año cuando puedo y quiero, y solo una vez este año se paró sorprendida la de desendencia japonesa cuando me vió a las 5 de la tarde un sábado cualquiera regando las plantas.

El panorama ahora está mucho peor. Ahora estoy saliendo un día a la semana a las 5:30 de la mañana y esta última le bajamos dos horas y llegué a las 3:45 am a mi casa en taxi. No me extrañaría nada que mis vecinas piensen que ahora trabajo en un table dance y que llego con ropa de oficina para el despiste. Pues si, independientemente que me super vale madre lo que piensan, no está bien salir tan tarde, aunque sea el cierre de una revista. Estoy al borde de un ataque de impulso que en cualquier momento tiro la toalla y digo adiós antigüedad, adios trabajo. Esa es ahora mi realidad, meterme una friega junto con un equipo que está igual  o menos peor que yo y que al día siguiente (yo en mi caso), tengo que llegar nuevamente con solo 40 minutos para pestañear porque me despierto a las 5:30am para preparar todo para el colegio de Domy y llegar a tiempo porque siempre hay tráfico o accidentes que hacen que estés parado buen tiempo, y lo que más me ha pesado es no ver a mi gordita mas que dormida cuando llego, o despierta recién levantada. Ya lo desvelado no se repone tan fácil y con tantas manos y opiniones a mi alrededor, ni siquiera sé si me está gustando lo que hago. ¿hay recompensa para tanta friega?, claro que no, estoy cansada, desepcionada y desmotivada; pero el duendecillo negativo o realista que susurra mi oído, me dice que el 2014 va a estar difícil si me quedo sin trabajo.

El estres y la falta de tiempo hace que no quede horas de más a mi día. Este Halloween de plano me escondí del evento porque ni siquiera tuve tiempo de comprar dulces para los huercos, asi que preferí apagar luces y que se asustaran de la oscuridad, que decirle a cada mamá sonriente y desquehacerada (que lleva a sus niños bien bonitos disfrazados) que timbrara mi puerta, que ya se habían acabado y que decir de disfrazar a Domy si me quedaba el tiempo justo para bañarla y dormirla.

En uno de esos momentos de cansancio me "whapsapié" con mi cuatacha del Alma que vive en Morelia, y le pedí que me animara y me dijera algo diferente a lo que todo mundo me dice, que Gracias a Dios tengo trabajo, a lo que mi sabia amiga me dijo que me acordara que mi papá estaba muy orgulloso de mi cuando entré al mundo periodístico; eso me tranquilizó por unos días pero luego mi sabia hermana Paty me dijo que estaba orgulloso los primeros años pero ya 16???, creo que diría; Ya manda@#$$%!!!....

Total, He dejado de ser creativa, y vaya que yo lo era. Tengo mi buena porra de amigas que me dicen soy un talento muy desperdiciado y que saben que me va a ir bien afuera, pero me da miedo la inestabilidad que pasé en aquellos años. Mi chispagel también me apoya, aunque sabe que con un sueldo no la haremos.

Total la respuesta ya me la sé; sé lo que debo hacer, pagar deuditas, reducir gastos, organizarme con mi chispagel y callarle la bocota a las vecinas cuando me vean pasear al Domy y a mis perros a las 4 de la tarde.

Espero llegue ese momento pero antes tengo que pensar con mucho cuidado como pedir porque se me puede cumplir.
(No vaya a ser como una que me contaron de que una chava soltera pidió una familia y sus papás se fueron a vivir con ella :S).

1 comentario:

Lau dijo...

Ay comadre me dio risa lo de tus vecinas, me pasó lo mismo cuando me fui a hacer el posgrado, andaban diciendo que ya me había divorciado.. La gente nunca tiene nada más interesante que hacer, en cuanto a la chamba, mmm se perfecto como te sientes, estancada no? Lo mismo me paso en Cancún sabía que ya no iría más arriba y me frustraba mucho, yo no digo que dejes tu chamba pero puedes probar ampliar tu negocio ( te vaticino que te va a ir muy bien) poco a poco comadre es complicado por la inversión, el gasto, etc pero puedes empezar entre tus amigas ( yo con mucho gusto te promociono ) te dejo la frase que hizo que me aventara a hacer el posgrado " es muy arriesgado no arriesgarse" ánimo tqm!!! :)

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)