lunes, 18 de febrero de 2013

PASAPORTE PARA MI PASAPORTE


Por fin, después de 3 años de desidia y flojera (por no decir que no tenía dinero ni planes de viajar a los Estados Unidos) hice cita para renovar mi pasaporte. La cita fue a las 9.40 am para terminar casi a la una de la tarde.
Estar ahí es casi como estar en carreritas junto a las demás personas que van a lo mismo que tú.

Cuando entré al lugar había un estudiante que se creía que tenía un puestazo porque no tenía muy buena actitud y el solo era el encargado de darte la hojita del banco, decirte que papeles les falta sacar copia y te da una solicitud para que la llenes. La carrera empieza al salir nuevamente de las oficinas e ir al banco que está del otro lado de la plaza a pagar lo que en mi caso equivalía a los 3 años.

Yo estaba para variar super nortiada, pero afortunadamente al llegar al banco salió un chavo (bien parecido) y me preguntó si yo andaba en lo mismo que él (yo creo me vio desorientada), y sin pedirselo me explicó que debía hacer dentro del banco y amablemente le dí las gracias, me deseo suerte y se fue a su siguiente parada.

Terminé con el banco y subí nuevamente a otro local donde toman fotos, sacan copias, y por si fuera poco también venden plumas negras en 5 pesos que vuelan como pan caliente porque no se puede llenar la solicitud en otro color. Llegé a las copias y al abrir la puerta salió nuevamente el chavo buena onda que me ayudó antes y me dijo que ahí me tomara las fotos (parecía mi guía espiritual lo cual agradecí mucho).

Saqué las copias faltantes y mi comprobante de pago del banco y me formé para la foto; ya sentada en el miniestudio, la fotógrafa me retachó al espejo y me dió un klineex porque me vio la cara brillosa (está bien pero no tienes que gritarlo ¿eh?, le dije muy en mi interior). Vuelví a retomar la posición y esta vez me dijo que no sonriera si no me regresan la foto, lo cual ya sabía que resultado tan espantoso iba a tener porque si no enseño la mazorca que es mi carta de presentación (mis dientes) no saldré bien en la foto, y decretado eso así sucedió.

Diez minutos después la fotógrafa salió, me vió e inmediatamente me dió las fotos; al verme casi las tiro al suelo del susto y ya pensaba reclamar que la de la foto no era yo. ¡INGALES!, mi cara parecía como si hubieran publicado esa foto en la sección de seguridad en el periódico diciendo que era una peligrosa secuestradora que no estaba para nada arrepentida. Me tendré que resignar a verme esa cara por 3 años!; Ni modo, me sienté en una silla chueca y preferí no perder el tiempo en colocarle un papel en la pata y empecé a llenar la solicitud escribiendo con la mano temblorosa y con el pensamiento constante de que no podía equivocarme.

Terminé dandole la bendición y me volví a dirigir a la oficina principal, hice fila para que otra persona me ordenara bien mis papeles y me pasaron a otro cuarto donde me senté y esperé a que mencionaran mi nombre para la foto (ahora si oficial) de mi pasaporte. (¡Wow!, -me emocioné-, tendré una segunda oportunidad de mejorar mi foto de delincuente, me dije).

Esperé sentada una media hora escuchando nombres y de repente me volví autista y empieze a soñar despierta; simplemente me fui quién sabe a donde mientras escuchaba nombres como si los dictara la maestra de Charlie Brown. Regresé del limbo al mundo real toda asustada pensando que a lo mejor ya habían nombrado mi nombre y no había nadie conocido que me dijera: ¡¡Yolanda vas tú!!, solo vi nuevamente a el chavo buena onda que me volvió a saludar pero que no sabe como me llamo.
Yo sí porque acto seguido pasó el y lo llamaron Diego. (Que padre, Diego ya se va a su casa -pensé-).

Como siempre me sucede en estos casos, hay gente que me hace plática y en ese momento yo tuve el "gran don" de que cualquier persona que se sentaba a mi lado y me hacía plática inmediatamente los nombraban; Primero se sentó una chava y me preguntó la hora, cuando le dije que eran las 12:20 me dijo quejándose que ya era tarde, en lo que le respondí: -si, y lo que falt.....a- mencionaron el nombre de la fulana y se paró de inmediato dejándome terminar sola la palabra. Minutos después se sentó otra persona que me decía quejandose que ya era mucho la espera, a lo que le contesté: -si, y lo que falt...a, y en lo que termino ella ya estaba adelante tomándose la foto y yo siguía sentadota; total, me fijé en el espejo para checar que no tuviera brillo mas que en mis labios y vi un gallote inoportuno en mi fleco y busqué en mi bolsa para ver si tenía algún broche por ahí, pero como cambie de bolsa no llevaba adentro mi acostumbrada pañalera llena de cosas (porsi porsi) pero agradecí haberlo hecho.

Me aplaqué el mechón aplastándolo como 50 veces lo cual logré que se me alaciada el cabello y por fin se quedó quieto. Ya a los lados de mi lugar no se sentó nadie lo cual ya no pude hacer ("con mi gran don") que otra persona pasara antes que yo.

Por fin dicen mi hermoso nombre y rogué a los cielos para que por favor mencionaran bien mi apellido porque para variar antes me preguntaron en la solicitud si en verdad mi apellido era Costilla o yo me equivoqué y soy Castillo. (¡¡¡SOY COSTILLA CON UNA CH*&@#...!!).

Total, me tomaron las fotos y me pidieron bruscamente mis cuatro dedos del lado derecho y aparte que se me engarrotaron los confundí con los izquierdos y de plano la señorita de no muy buen humor agarró mis dedos y lo hizo por mi. (No sé porque me ataranto en estos casos...y en otros también). Al terminar me dijeron que en dos horas estaría listo mi pasaporte y decidí mejor darme la vuelta al día siguiente que le tocaría el turno a mi Chispagel.

Ya al día siguiente llegué y otra señorita me dijo que salí super guapa lo cual después de todo el antecedente con mi foto traumática, pensé que se estaba burlando y veo que si, efectivamente superé en mucho a la sínica secuestradora.

POR FIN!,ya tengo pasaporte vigente, ahora me falta renovar la visa que creo que ese trámite será peor que esta. ya veremos...

2 comentarios:

Tanis Tuns dijo...

Ya vi que tienes nuevo look de blog!!!! felicidades por tu trámite, amiga! Lo bueno es que para venir a verme no necesitas VISA, jeje

Lau dijo...

jajaja comadrita!!!!! me cae que si fue un viacrusis!! lo bueno es que ya lo tienes, fijate que yo tiene un buen que no renuevo mi pasaporte, y mi visa màs!! todavìa era de las familiares imaginate! me da cosa que los gringos se pongan sus moños y me la rechacen y tantas gana que tengo de ir a NY en fin, en las fotos siempre salgo del nabo!! no sè porque no nos dan chance de enseñar la mazorca jajaja (me dio mucha risa) los gringos si dan chance, igual en la del tìtulo ( en esa no salì tan pior) pues mucha suerte con la visa :) te mando un abrazotototote :)

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)