viernes, 29 de abril de 2011

LADY YOL


¿Quién se anima a ponerse en los tacones de Kate?

Si, en pocos minutos se convertirá en princesa de cuento y el pueblo deseará que ojalá sean felices para siempre.

Aunque vivir en un palacio es cosa solo de los cuentos y de la Realeza, me imagino que ha de ser muy dificil el cambio de vida de una "plebeya" como Kate (si ella es plebeya no me quiero imaginar que soy yo) a una princesa de a de veras con corona y toda la cosa.

Si yo fuera una princesa, estaría preocupada de que la Reina madre (me sonó a abeja) me encontrara el librito de la guardería donde me ponen como observación que la niña solo llegó con un zapato o un recado diciendo: "Mami cortame las uñitas" y mucho menos me imagino tener una conversación propia con ella; a todo le diría que si y luego me hiría a mi "alcoba" del tamaño de mi casa a averiguar en un diccionario pequeño que tendría abajo del colchón a ver que me quizo decir. Sería blanco perfecto de los paparazzi con mis atuendos hippies de fin de semana y mi peinado a la despreocupé. De mi árbol genealógico ni hablemos, ya que sería una verguenza decirles que solo me sé hasta mis abuelos maternos.

Al principio estaría de novedosa poniendome cuanto sombrero raro me encontrara, pero luego terminaría poniendome una gorra o un sombrero vaquero. Me investigaría la prensa amarillista todo sobre mi familia sacando al tío que tiene pintado la casa de verde mayate o al pariente incómodo, le tomarían fotos a las 14 casas en las que he vivido y habría un programa de debate para averiguar cual fué la casa oficial de mi infancia y hasta entrevistarían a la maestra que jura que se acuerda mucho de mi y que ni siquiera me tocó que me diera clases.

Haciendo memoria de mi boda de ensueño (¡cocha!), llegando de la luna de miel llegué a una casa de renta pensando que no teníamos colchón pero mi mamá me dió la sorpresa de que si teníamos y directo a limpiar mi nido de amor y regresé al trabajo llevando de comida un triste atún con mayonesa hecho orgullosamente por mi; luego visité a mi familia en Saltillo con una sonrisota satisfactoria y un album grueso presumible y a empezar mi nuevo estado civil.

Me imagino que Kate tiene que ir a una gira Real, visitar algún presidente y empezar (poniendo un ejemplo chafo) casi casi como la primera dama pero sin el DIF de por medio.

Lo que si es seguro que Kate es la única que puede asegurar literalmente y sin exagerar que TODO EL MUNDO verá su boda, y la neta la neta, si deseo de todo corazón que sean felices para siempre.

y esta triple plebeya coahuilense mejor se despide ya porque la espera un principe convertido en galleta con un vaso de leche.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué bonito post, Yoli! Pero más bonito es que este blog siga con vida. Te queremos!!! (A mí lo que me da flojera son las bodas, reales o irreales)... Jajaja. Ele y Juan Pa!

Nicotina dijo...

me encantó!! :)

Liova dijo...

Hola Yolanda!!!!! Pero qué bonita tu entrada!!!! Sabes???? Me tragué la boda!!!! Por la tarde no pude pero por la noche cuando llegué... estuve hasta las 2 de la madrugada!!!! Me gustan las bodas de princesas... más bien por cotillear porque luego las critico mucho!!! BESITOS Y SALUDITOS ESPAÑOLES.

Luján Fraix dijo...

ME HA CONMOVIDO TU RELATO, LAS IMÁGNES, LOS PERRITOS...

BESITOS, ERES MUY TIERNA Y DULCE.
TIENES UN GRAN CORAZÓN.

TE INVITO A VISITAR MI BLOG.

lujanfraix.blogspot.com

Crisis. dijo...

No todo el mundo tiene un príncipe convertido en galleta con un vaso de leche... :)
besos ácidos!!!!

Lau dijo...

eres la neta comadre!!! ya extrañaba tus posts ;)

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)