domingo, 26 de diciembre de 2010

NOMEACOSTUMBRO

Salí del trabajo un miércoles como a las 9:40 de la noche, Charlie mi compañero de trabajo y amigo me dio un ray por su casa que está a medio camino para de ahí tomar un taxi a mi casa. Carlos ya estaba con Domy en mi hogar, pero como solo tenemos un carro prefiero yo llegar en taxi a esa hora a que se salga con la niña.

La noche estaba fresca y la ciudad se veía bonita. Casi al llegar al sitio de taxis que están por casa de Charlie le comenté que tenía muchas ganas de unos tacos sonorenses que venden por ahí para llevar a mi casa para cenar, de esos "chingue a su madre" que me dan de repente cuando no debo gastar dinero pero lo hago. Mi amigo me acompañó para no dejarme sola con una breve y amena plática afuera del local mientras me preparaban la cena para llevar.

De rato me llamó mi chispagel con una voz preocupante y presionado a la vez me preguntó donde estaba. No le dije que estaba en los tacos por como está ahora la ciudad de insegura, le dije que ya iba en camino a lo que me contestó. "Vente con cuidado y avísame por donde andas, se están escuchando balazos".

¡¡Chingadamadre!! (también la uso cuando estoy indignada), en un segundo mi seguridad, mi paz y mi tranquilidad se convirtieron en un miedo muy pinche que últimamente me ha dado y que no quiero sentir. Le comenté a Charlie y él estuvo de acuerdo conmigo: "Ya estoy hasta la madre de tanta balacera y de estarnos cuidando las espaldas" me dijo.

Tomé el taxi y me despedí de mi compadre, no sabía si decirle al taxista que había balacera por mi casa pero como tiene frecuencia de seguro les avisan si hay algo por ahí. Mi corazoncito que dos minutos antes estaba lleno de alegría se convirtió de pollo cuando nos rozó una patrulla que iba hecho madre con “polis” que ya no sé si son buenos o malos y todos armados. De rato pasó una ambulancia y el taxista dijo: Otra balacera. Le tuve que comentar que parecía que había una por los rumbos que íbamos y me dijo que no me preocupara que si veíamos lucecitas encendidas significa que por ahí se están dando en la madre (asi me dijo) y nos desviamos. (¿¡¡cuando fregados yo iba a imaginar tener ese tipo de conversación si solo lo veía en las películas?!!!).

Mi temor era que para llegar a mi casa tenía que pasar por una callecita larga lleno de privaditas pero un poco oscuro y ahí no hay salida o te paras o le sigues. El taxista me vio muy inquieta y me dijo que si pasaban por ahí nos orillamos pero que todo iba a estar bien.

Carlos me volvió a llamar angustiado y le dije que ya estaba dentro de la colonia. Casi le beso los pies al taxista por darme seguridad pero preferí mejor ir corriendo a besarcelos a mi Domy.
Llegué con los tacos y mi Chispagel me dijo que que bueno que hice tiempo ahí porque si no a lo mejor me hubieran tocado cerca.

Al día siguiente tenía Dominika cita con su pediatra a las 11 de la mañana. Nos íbamos a salir temprano para comprar antes pañales cuando se empezó a escuchar una inmensa ráfaga de fuego, una tras otra como diría el desaparecido Paco Stayler (ni al caso mi comentario); total paró un momento y le siguieron varias metralletas, ya es fácil identificarlo. Todo lo escuché súper clarito en contraste con las carcajadas tan peculiares que últimamente me regala Domy mientras yo pensaba que que feo tiempo le tocó a mi bebé.

40 minutos mas tarde y con una tensa calma después salimos con cautela; en otros puntos de la ciudad todo era armonía y tranquilidad, es increíble como hay pequeñas guerrillas en algún punto de la ciudad y el otro punto ni se entera.

Esa frase que muchas veces ví en una tarjeta Navideña que me parecía cursi y muy fuera de lugar ahora la valoro y la comparto para que pronto acabe esto porque no se puede vivir con miedo ni tampoco te puedes acostumbrar; El miedo genera mas inseguridas y es mejor estar tranquilos, así que en estas fechas les deseo de todo corazón que tengan muchas:

"Noche de paz, noche de amor y paz a los hombres de buena voluntad"

2 comentarios:

Are!! x) dijo...

mmm ya que te gustan taaaaanto los tacos sonorenses por qué no te vienes a vivir para acá? hermosillo está lejos de parecerse a mty, incluso en inseguridad :D

un abrazo comadre, te extraño mucho.. felices fiestas :D

Anónimo dijo...

Ppppffff! Hace días leí estas mismas frases de asco de una de mis mejores amigas. Su hermano estaba una noche antes en su casa, con unos cuates, echándose en unas cheves cuando unos tipos llegaron a arrebatarles y robarles todititas sus pertenencias. Malditos buenos para nada! Pues a cuidarse y nunca creer y pensar que aquí no pasa nada. Un abrazo para los tres Yol!
Ele y Juan Pa!

las cabeceras (¿asi se llaman?)

las cabeceras (¿asi se llaman?)