jueves, 25 de septiembre de 2008

LA MUEBLERIA



Mi papá puso su mueblería a principio de los años 80's cuando la sexta zona militar se había establecido un tiempo en Saltillo, asi que le iba muy bien porque vendía a muchas familias de clase media, y media baja. La mueblería "Bella Vista", estaba en una esquina que daba para dos amplias calles, tenía enormes ventanas, una bodega y una máscara de plastico setentera de Santa Clos que desde que me acuerdo, estaba pegado en una de las columnas y jamás lo quitamos.

Desde que estábamos chiquitos, recuerdo que los dos trabajaban en la mueblería y mi mamá acondicionó la bodega (que se me hacía enorme), y entre infinidad de colchones, bicis y salas, jugabamos y nos entreteníamos mientras ellos le daban duro a su economía.

Entre el personal estaba el Güero: un chamaco como de 14 años que era el cobrador y que en esa época estaba enamorado de mi hermana Güera que aún era una niña; estaba también Don Tomás, un señor de edad avanzada con una vieja camioneta donde se hacía las entregas, las secretarias Cuqui y Esther y Doña Tomasa, una viejita que siempre estaba en la entrada disque cuidando el changarro y que vivía por ahí, asi que era oficialmente la veladora.

Mi papá se hizo amigo de toda el área, todos lo querían y respetaban y tenía muy buenos vecinos. Fueron unos muy buenos años. Después conforme fuimos creciendo ya no se nos hacía para nada divertido; mi mamá se quedó en casa y ya era obligatorio levantarnos el sabado y el domingo para abrir la mueblería.

Yo, experta en el dibujo, era la encomendada para hacer a huevo la publicidad que consistía en hacer carteles de cada mueble y los que se ponían en el vidrio: "Sala Patricia, de $2300 a solo $1999", "Aproveche hoy, vitrina verde, de $350 a solo $325 pesos". "Sistema de Separado o Riguroso Contado". Estaba tan guey que no sabía todavía lo que significaba "riguroso".

Cuando se convirtió en una obligación, ya estábamos pubertos, así que siempre íbamos a rastras. Tenías que llegar a las 9 de la mañana, levantar las cortinas de lámina, abrir, sacudir, barrer, limpiar vidrios, atender a los clientes y recibir pagos y abonos. A veces teníamos que acompañar a mi hermano Pepe a hacer las entregas, lo que significaba que también cargábamos muebles y armábamos camas, o íbamos a cobrarle a los clientes, y aprendimos muy bien a redactar cartas y a llenar recibos. Algunas veces si nos divertíamos mucho como la vez que acompañé a mi hermano a entregar un comedor y en un frenón el comedor giró como ruleta y se nos cayó de la camioneta, fue todo un show arreglar el númerito y mejor nos quedamos calladitos sin mencionar nada.

Mi papá era buenísimo para vender, si los clientes buscaban algo que no vendíamos, él aseguraba la venta de todos modos y luego la conseguía, pero cuando llegaba alguien a preguntarnos a nosotros sobre algún mueble; Paty y yo torcíamos la boca y no queríamos atender, asi que nos turnábamos y los atendíamos con tan pocas ganas que no lograbamos la venta. Pepe y Guera si eran buenos para eso.

Cuando le rendíamos cuentas a mi padre, era de ley que gastabamos en hamburguesas, o unos cacahuates japoneses, papitas, unas coca y hasta cuadernos de dibujo.

Una vez la mueblería se inundó. Fuimos sentenciados y mi papá nos puso una regañiza a los cuatro por descuidados y tuvimos que sacar a regañarientas el agua, mientras entre discretas risas sacabamos conjeturas de el que había dejado la llave abierta toda la noche había sido el calladito de mi hermano. Eso no fue nada, a Paty y a mi nos volaron una estufa y nunca supimos que sucedió, y otra vez desaparecieron por arte de magia dos colchones en nuestras narices. No éramos buenas, pero aún así logramos vender.

Pasaron los buenos años y la zona militar se cambió de lugar, los negocios y las familias se empezaron a ir y comenzaba una crisis muy fuerte para nosotros que se juntó con la crisis matrimonial de mis papás. La mueblería fue embargada y los pocos muebles que quedaban también los embargaron. Mi Papá en su último intento por recuperar algo, pintó y recontruyó muebles que no tenían forma, y aun así tenia tan buen verbo que los vendía, hasta que ya no quedo nada.

La mueblería duró 15 años, terminó en un vacío local y esa colonia se convirtió en fantasma. Ahora es una gris funeraria que entristeció mas la cuadra; pero todos esos años en los que crecimos, en lo que hubo para colegiaturas, ropa, comida y vacaciones, los recuerdos en los que jugamos mucho, pasamos navidades, cumpleaños, regaños, fríos y calores y cierta nostalgia que se queda ligado como parte importante de nuestra vida pero que a su vez, ya no nos atrevemos ni siquiera a pasar por ahi.

17 comentarios:

  1. Yol, que padre escribes en serio, me hiciste revivir un poco esos recuerdos contigo

    saludos y buen fin de semana!
    L

    ResponderEliminar
  2. no sabia que la sexta zona habia traido un auge economico a la ciudad... pero que no sigue en Saltillo? alla por la salida a Zacatecas??

    ResponderEliminar
  3. que linda historia Yolecita... cada que hablas de tu papi, casi me viene de llorar...!
    Oye escribes tus post mas rapido de lo que paso a leerlos!!! se ve que andas super inspirada! jejej

    Besos

    ResponderEliminar
  4. que bonitos recuerdos!!! Y lo mejor de todo es que lo documentas aquí para nunca olvidarlo, aunque claro, yo se que lo guardas todo en tu corazón. De verdad que me gusta mucho venir a leer tu blog!

    ResponderEliminar
  5. una historia tan bella no merecia un final asi, me cae que no, saludoss!!

    ResponderEliminar
  6. lourdes; Muchas gracias, de plano si se vuelve a revivir.
    alice: que bueno que te tengo, como buena saltillense, ya cambie ese dato, se cambiaron de dirección.

    Kish:, yo tengo el mismo sentimiento que tu.
    y si que ando inspirada, debo de aprovechar porque luego se me seca el cerebro, como vas?.

    Ale: Muchas gracias comadre!

    Vizarro: Asi es la vida, no todo siempre final feliz, pero lo que duró se disfrutó.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por compartir tus recuerdos con nosotros. Fue buen negocio que sacó adelante a tu familia y eso les formó también a ti y tus hermanos con una fuerza para salir adelante en la vida... un bonito recuerdo de tu papi.

    Saludos Yol!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta leerte porque logras capturar cosas cotidianas y recuerdos de una forma amena y fresca.

    Tanto que, ahora que me quedé sin internet es imposible que no pase a ver las novedades por acá!!

    Creo que a todos nos hiciste recordar de alguna forma nuestros tiempos pasados...

    un abrazo, comadrita!!

    ResponderEliminar
  9. Que bonito relato, lo empece a leer un poco aprisa pero me fue atrapando y me dejo pensando mucho... yo ahora estoy bien y de buenas y de repente me la creo que asi sera siempre y no, no siempre pasa asi, la vida, la gente, la economia, todo cambia... como acabara nuestra propia historia?
    Quien sabe...

    ResponderEliminar
  10. Hola Yol pues son muy buenos recuerdos los que tienes de la infancia en la muebleria de tus papas y que divertidas se ponian ustedes hahaha me recordo a cuando jugabamos con mis hermanos y tambien nos ponian unas reganisas como cuando ibamos a hornear a mi hermano en el horno de la estufa pero que mala onda que termino asi la muebleria en una funeraria hay no me gusto nadita :(

    Buen fin de semanita :D

    ResponderEliminar
  11. asi como contaste la historia de bonita me fui hasta esa epoca jajajaja se escucho como que si fue hace siglos verdad? jajaja bueno asi es los recuerdos de buenos momentos siempre los traemos en la mente y nuca se van de hay y que bueno que con tus hermanos se divertian mucho aunque todavia no entiendo de como no se dieron cuenta de la rateada de la estufa y los dos colchones si fue enfrente de ustedes? hay yol se ve que si estaban en la muebleria ya no con muchas ganas de atender como cuando eran ninos jajajaja lo que pasa esque ya uno despues cambia de todo y se vuelve medio puberto estupidin jajajaja como dice el Adal :)

    Saludos Yol que tengas un buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
  12. que bonito historia comadrita :D tan llena de nostalgia y si entiendo que ya no quieran pasar por ahi porque has de tener muchos sentimientos encontrados
    buen fin!!

    ResponderEliminar
  13. me gustan esas historias familiares :)

    ResponderEliminar
  14. ji ji, a mi me tocaba ir a trabajar a la farmacia con mi madre... como me costaba todo el verano levantarme temprano! pero creo que se allí aprndí un monton de cosas, a ser responsable, a cumplir horarios... etc!

    ResponderEliminar
  15. Orales, qué pena que su negocio familiar haya terminado de esa forma.... han de tener tantos recuerdos de esa época.

    Besos Yolita y gracias por andar por mis rumbos cibernéticos

    ResponderEliminar
  16. creo que a veces en la memoria se quedan rezagos o retazos de lo vivido, la nostalgia es cuando algo bueno nos ha pasado y debemos conservarlo...

    los finales felices existen solo en las pelis.

    jeje

    me encanta tu blog... ocasionalmente me escapo hasta tu burbuja.

    aunque ud. no lo crea :)

    ResponderEliminar
  17. YOL!
    me gusta tu narracion. recuerda lo lindo de esos momentos pasados :)
    y bueno con el tiempo chance y se animen a volver a paar enfrente a la muebleria y sonriar por recordar lo padre que vivieron ahi!
    :)
    saludos

    ResponderEliminar