AMISTAD, DIVINO TESORO ¿ENTERRADO?

Hace poco una mamá del colegio de mi hija se salió de tres chat, de repente me enteré que se molestó conmigo y fue drástica, en vez de platicar su molestia, simplemente se salió. Poco después me escribió su enojo lo cual yo ni en cuenta y creo que yo no me hubiera molestado pero como tengo poco de conocerla apenas le estoy agarrando la onda a su forma de ser. 

Lo mismo sucedió con mi mejor amiga, que esa si la conozco desde que teníamos 9 años y meses antes  también me dejó de hablar porque no me comprendió que no pudimos coincidir cuando vino a visitar a su familia a esta Ciudad, así que no se dio el encuentro navideño lo cuál pagué con 6 meses de silencio con grillito de fondo  hasta que me mandó un mensaje corto en mi cumple. 

Pero todavía más atrás, meses antes mi mejor amigo que tengo 20 años de conocerlo se sintió conmigo por que no estuve de acuerdo en algo y fui sincera con él (como siempre lo he sido) y hasta la fecha no quiere verme. Así que estoy vetada. Me quiere mucho, me lo a dicho, pero no está preparado para tener la amistad que teníamos antes o eso fue lo que entendí porque la verdad ya no entiendo nada. 

Mi pregunta es: ¿Que pedo?, ¿Qué está pasando? me pregunto a mi misma con tres emojis con la mano en la barbilla y carita pensativa y desconcertante. Si sigo así, al final de este año me voy a quedar sin amigos.

No se si tenga que ver la edad, la tolerancia, las circunstancias de la vida, en que cada uno está en un canal muy diferente o es algo que tengo que vivir sin ellos o tienen que vivir sin mi; lo que yo pienso y creo es que si estás mal, lo arreglas, si te importa lo hablas, si quieres estar con alguien lo estás, si algo te incomoda lo dices, si hay mal entendido, lo aclaras, si lo quieres lo buscas, pero también entiendo que a fuerza ni los zapatos entran y cada uno tiene su proceso como supongo yo tengo el mío.

Recuerdo todas las veces que nos peleamos mi mejor amiga y yo desde que éramos niñas. Desde que no me prestó sus calcomanías rasca-huele ochenteras, o la vez que me puso un grillo en la espalda en el colegio y me molesté mucho, o cuando en prepa entré a un concurso de canto en el colegio en la semana cultural de Don Bosco y al cantar y verla entre el público atacada de la risa pensé que se burlaba de mi, (bien insegurota yo jajaja ) o cuando hablé por teléfono preguntando por su hermano (porque fuimos roomate un tiempo) y me colgó el teléfono porque según ella no la pelé. 

Las reconciliadas eran lo mejor, desde regalarme alguna de sus calcomanías favoritas, o me contentaba con un paquetito de triki-trakes y yo pasaba en cuestión de segundos del enojo al agradecimiento (que facilota era) o yo que le enviaba globos a domicilio diciéndole con palabras bonitas que le bajara dos rayitas a su enojo.

Con mi amiga pasamos de todo, momentos felices y tristes: como salir de chiripada en un comercial de televisa en México a los 19 años, morirnos de miedo rumbo a Guayabitos (cuando teníamos 14 años) porque a mis abuelitos se les ocurrió dormir una siesta en plena carretera y se pararon en una curva, o cuando mis hermanos y yo llegamos de Guadalajara a la casa y encontramos escondidas abajo de la cama con un bate en la mano  a mi hermana más chica con ella (que llegó de visita y se quedó esa noche)  porque en esa noche se metieron a robar y GAD estuvo ella y la cuidó, o cuando lloramos juntas en la graduación de prepa porque nos la pasamos mal y aparte regañadas por su mamá y mi papá, o cuando viajábamos de noche en el tren Regiomontano de Saltillo a México, o juntarnos cuando cumplimos 40 y nos fuimos a un pueblito en medio de la República mexicana que no sabíamos de su existencia porque ahí nos vimos con otra amiga que ahí vivía, o cuando ella teniendo tres hijos pequeños se lanzó una noche entera en camión de Morelia a Monterrey, sólo para conocer a Dominika que estaba recién nacida y se regresó al día siguiente .

¿¿Y con mi amigo???, recordar la vez que lo caché (antes de empezar una junta "importante") agarrando los hielos del suelo porque se le cayeron y así sirvió los vasos para el "importante" consejo mientras yo moría de la risa, o cuando le conté emocionada después de todo lo que me vio batallar que por fin estaba embarazada para minutos después decirle que secuestraron a mi hermano, o cuando juntos decoramos su casa nueva con fotos muy padres de él y su novia y lo dejamos como una auténtica galería porque esa noche le daría el anillo de compromiso, las bodas, o el nacimiento de su hijo, su divorcio, el nacimiento de Domy, las hazañas para poder huir a las 5 en vez de las 11pm en el trabajo, o todas las comidas de fin de año que hacíamos él y yo para decretar positivo para el año que comenzaba, o festejar nuestros cumples año con año porque somos de junio, las crisis existenciales, las risas, los desahogos, los fracasos y los éxitos.

Y Entonces, ¿que pasa con todos esos años?, ¿se archivan en carpetas o en una memoria USB?, ¿los dejamos empolvar en algún cajón del rincón más escondido  para algún día volverlos a sacar o de plano se tiran a la basura?

En fin, Ya no habrá ni calcomanías, ni trikitrakes ni mucho menos globos a domicilio para contentarlos. Sólo el tiempo se encargará de hacer su parte. Y Como siempre lo he dicho, la vida de por si ya es complicada para complicarnosla más, así que mejor que todo fluya y yo me hago a un lado. Lo que si es un hecho, es que siempre me harán mucha, mucha falta..... la mamá del colegio de mi hija no tanto.






Comentarios

Entradas populares de este blog

BUENA SUERTE, SORTEO TEC

ALTAR DE MUERTOS

LA MUEBLERIA